Álvarez, un laureado financiero para dirigir el nuevo rumbo de Banco Santander

El nombramiento de José Antonio Álvarez como nuevo consejero delegado de Santander ha sido bien recibido entre los inversores.

Pablo Martínez Bernal

La noticia ha dejado a todo el sector financiero sorprendido. Ana Botín ha nombrado a José Antonio Álvarez como nuevo consejero delegado de Banco Santander en sustitución de Javier Marín.

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Banco Santander hacía público la designación de Álvarez a partir del próximo 1 de enero, así como los nuevos consejeros nombrados tras la renuncia de Fernando de Asúa y Abel Matutes. La subida en Bolsa que ha cosechado Santander este martes, con un alza del 1%, indica que el mercado ha recibido con agrado la noticia.

Cambios en el Consejo

El nuevo consejero delegado, José Antonio Álvarez, ha sido durante los últimos diez años director general del banco como responsable de la división de Gestión Financiera y Relaciones con Inversores. Banco Santander ha comunicado también varios nombramientos a raíz de la muerte de Emilio Botín y la renuncia de Fernando de Asúa y Abel Matutes.

Bruce Carnegie-Brown será el nuevo vicepresidente primero y lead independent director, consejero coordinador de los externos. Carnegie-Brown sustituye a Fernando de Asúa. Sol Daurella, presidenta de Coca-Cola Iberia Partners, así como Carlos Fernández, antiguo ejecutivo del grupo cervecero mexicano Modelo, han sido nombrados consejeros independientes. Asimismo, Rodrigo Echenique, presidente del grupo de comunicación Vocento y consejero externo del banco, ha sido nombrado vicepresidente.

En sustitución de José Antonio Álvarez en su antiguo cargo, el Consejo de Administración ha nombrado a la mano derecha de Ana Botín en su etapa en Banesto, José García Cantera. A su vez, el cargo de Cantera como director general de la división de Santander Global Banking & Markets será ocupado por Jacques Ripoll, hasta ahora responsable de Banca Mayorista Global en Santander UK.

Perfil del nuevo consejero delegado

José Antonio Álvarez ha sido durante casi una década la mano derecha de Alfredo Sáenz, antiguo consejero delegado de Santander y uno de los banqueros más respetados del sector. Durante esa etapa fue director financiero y de relación con los inversores.

Álvarez entró en Santander en 2002 procedente de su rival directo, BBVA, donde desempeñaba el mismo cargo de director financiero. Entre 1995 y 1999, fue director financiero en Argentaria. Previamente, entre 1993 y 1995 trabajó en la división de gestión financiera de Banco Hipotecario de España. Entre 1990 y 1993, fue el vicepresidente de Finanpostal Gestión Fondos de Inversión y Pensiones. Con anterioridad trabajó tres años en el departamento de análisis de Banco de Crédito Industrial (1987-1990) y otros tres en el Instituto Nacional de Industria (1984-1987).

De perfil discreto y con un enfoque muy pragmático, tiene 54 años, es original de León y se licenció en Ciencias Económicas en la Universidad de Santiago de Compostela. Más tarde recibió un MBA por la Universidad de Chicago.

La elección de Álvarez es una apuesta por complementar el perfil más comercial de Ana Botín. El profundo conocimiento de Álvarez del balance del banco, su perfil más técnico y su buen hacer con los inversores institucionales hacen que sea una sabia elección que permitirá completarse con la presidenta.

La prestigiosa revista Institutional Investor nombró a José Antonio Álvarez el mejor director financiero en el ranking elaborado por los analistas, lo que demuestra su buena fama dentro de la industria.

Sorpresa en el nombramiento

Este nuevo nombramiento llega apenas dos meses después de que Ana Botín confirmase a Javier Marín como consejero delegado tras el fallecimiento de su padre, Emilio Botín, el pasado mes de septiembre. Sorprende, por tanto, el cambio de sillas anunciado este martes.

De hecho, Emilio Botín consultó personalmente a Ana Patricia el nombramiento de Javier Marín como nuevo consejero delegado al verse obligado a sustituir a Alfredo Sáez tras la anulación de su indulto. De esa forma, se aseguraba que su hija viera con buenos ojos al nuevo nombramiento, con la mirada puesta en la futura sucesión en la presidencia. Todo parece indicar que un enfriamiento de las relaciones entre la nueva presidenta del banco y el consejero delegado haya sido la causa de este cambio organizativo.

Además de la sustitución de Marín, otro hecho que ha sorprendido a los analistas es la elección del sustituto. García Cantera es, probablemente, la persona de mayor confianza de Ana Botín. Todo indica que barajó su posible nombramiento como consejero delegado, pero, finalmente, optó por elegir a alguien más conocedor de Santander (García Cantera conoce mejor el antiguo Banesto, ya fusionado), de perfil más analítico y más conocido dentro del la comunidad inversora.

El hecho de nombrar a un ex-Banesto como número dos habría desagradado a muchos de los directivos históricos del banco, pese a que Santander y Banesto sean hoy la misma entidad.

Consejo más orientado al inversor

Hace apenas unos meses que Ana Botín nombró a tres nuevos ejecutivos de su máxima confianza. Javier Maldonado, director general del banco y director, dentro de la división de Riesgos, de la nueva dirección general de Control y Coordinación de Proyectos Regulatorios; Víctor Matarranz, nuevo director general del banco y director del Gabinete de Presidencia, tras ocupar un cargo similar en Santander UK; por último, David Gutiérrez, como nuevo director general adjunto del banco y director adjunto de la división Santander Universidades.

Todos estos directivos trabajaron codo con codo con Ana Botín en su etapa al frente de Santander UK y su ascenso parece indicar que cuentan con el beneplácito de la presidenta.

Tras los cambios anunciados el martes, con el relevo del consejero delegado, el nombramiento de tres nuevos consejeros, así como los cambios motivados por el nombramiento de Álvarez, Ana Botín apuesta claramente por un equipo de perfil más técnico y orientado a las relaciones con inversores.

A continuación