Timos inmobiliarios: desde el soldado americano hasta el inversor internacional

Muchos timadores se aprovechan de la ilusión y de las buenas intenciones de las personas que buscan el hogar perfecto.

Libre Mercado

Como en todos los aspectos de la vida, la picaresca siempre ha estado muy presente en algo tan español como es el mercado inmobiliario. Pero la pillería en este caso no es patrimonio nacional y se produce en todos los países del mundo. Muchos timadores se aprovechan de la ilusión y de las buenas intenciones de las personas que buscan el hogar perfecto. No es una práctica habitual pero sí sucede más de lo que pensamos. Gracias a una lista elaborada por idealistanews conocemos cuáles son los tipos inmobiliarios más frecuentes:

1- El soldado americano: se trata de un soldado americano de la guerra de Irak o de cualquier otra reciente de los últimos años (Bosnia, Afganistán, etc) que tras acabar con una célula de terroristas se quedó con el dinero que éstos llevaban consigo, unos 20 millones de dólares. Este soldado dice querer destinar el dinero a obras sociales, pero como no puede hacerlo él mismo por ser militar y excombatiente, busca a una "buena persona" que le eche una mano.

Quiere comprar un inmueble para efectuar allí sus operaciones (sin verlo personalmente ni discutir por el precio) y dice que pagará con una transferencia. Aquí va el timo: pide al vendedor que pague las tasas e impuestos por adelantado. Ese dinero acabará 'desaparecido en combate'.

2- Pago por adelantado en alquileres: como en otras estafas, un posible inquilino se muestra interesado en el inmueble sin ni tan siquiera visitarlo. Tras varios contactos por email y/o teléfono con el propietario del inmueble, decide alquilarlo. El presunto estafador propone gestionar el cierre de la operación haciendo una transferencia de la fianza directamente al propietario. La formalización del contrato y la entrega de llaves propone realizarla más adelante puesto que en este momento le resulta imposible.

El timador manda un justificante del ingreso del dinero. Al recibirla, el dueño del piso ve que es más dinero del acordado y, al poco, recibe una llamada del inquilino: le explica al casero que se ha confundido, que si puede mandar de vuelta el dinero de más, a través de una empresa de transferencia de dinero. Dinero perdido, claro, porque el primer pago nunca llegó a realizarse.

3-Entrega de llaves por mensajero: este tipo de fraude se suele dar en páginas de anuncios de cualquier parte del mundo. En nuestro país suelen publicar este tipo de anuncio gancho en las principales capitales. Se trata de inmuebles en un estado excepcional, con unas características y precio casi de ensueño. las fotos son de una gran calidad y muestran inmuebles perfectamente cuidados y con un aire contemporáneo, de diseño... El interesado contacta con el presunto propietario de semejante ganga que le dice que le remitirá las llaves por mensajero una vez deposite en su cuenta la fianza y el primer mes de alquiler. Evidentemente, las llaves nunca llegarán al ilusionado inquilino.

4- Princesa de Burkina Faso: este tipo de engaño se denomina así porque se trata de un contacto que llega a través de e-mail, en cuya presentación, dice ser esta persona. Detalla en la información que se encuentra exiliada en Holanda y está interesada en la compra de un inmueble en España para disfrutar de sus vacaciones. No es difícil percatarse de que se trata de un posible engaño ya que muy pronto dice pagar el inmueble de forma inmediata y al contado. Eso sí, antes el 'timado' tiene que enviarle por adelantado el coste de las tasas y los impuestos.

5-El inversor internacional: este tipo de engaño es conocido como 'rip deal' y puede afectar tanto a particulares como a profesionales inmobiliarios. El primer contacto se produce a través de un correo electrónico donde un inversor internacional se muestra muy interesado por el inmueble que está en venta y pide más información. Este primer contacto puede hacerse en inglés, francés o castellano.

Estos grupos de delincuentes se muestran interesados en propiedades con precios muy elevados. Tras ganarse la confianza de sus víctimas, no discuten el precio pero dicen tener dinero 'negro' en divisas extranjeras –dólares, libras esterlinas o billetes de 500 euros– del que necesitan desprenderse por posibles problemas fiscales en su país. Si la transacción continúa, antes de firmar el contrato de compra-venta del inmueble ponen la condición realizar un cambio de moneda en efectivo –normalmente entre 200.000 y 500.000 euros– del dinero 'negro' que poseen en metálico.

A cambio reciben billetes de pequeño o mediano valor por ese importe, del que descuentan una cantidad en concepto de comisión. El intercambio de dinero se hace en persona, generalmente en la habitación de algún hotel de lujo, donde los delincuentes le entregan a la víctima un maletín con dinero falso y se marchan con el dinero legal de la víctima.

6- Casero en el extranjero: como gancho se pone un precio bajo a un piso con muy buenas condiciones. El interesado intenta contactar con el propietario que acepta el negocio en inglés o en un español 'macarrónico', a la vez que asegura que no vive en España. eso sí, para mandar las llaves del inmueble, pide que se haga una transferencia equivalente al primer mes y uno de fianza. lógicamente según se manda el dinero y el propietario desaparece con el dinero.

7- El falso vendedor: el inquilino de una casa que se hace pasar por su propietario y simula venderla, de modo que pide a los interesados un poco de dinero como señal para reservar el piso. Es un timo bastante habitual.

8-Suplantación de identidad de idealista en contactos telefónicos: Cuando un interesado contacte contigo telefónicamente para ampliar la información de alguno de tus anuncios en idealista.com la llamada será realizada directamente por la persona interesada desde su propia línea telefónica. No existe ningún tipo de intermediación por nuestra parte y te llamarán al teléfono de contacto que figure en tu anuncio. Esto quiere decir que en ningún caso un miembro de idealista te remitirá a ningún teléfono, y menos de tarificación especial (807) para que puedas contactar con la persona interesadas.

A continuación