El Gobierno dejará 'tiritando' la hucha de las pensiones

La previsión de ingresos por cotizaciones en 2015 se basa en supuestos optimistas. Uno de los sabios de las pensiones cree que no se cumplirán.

D. Soriano

La hucha de las pensiones. Hay pocas metáforas que hayan sido tan utilizadas en la política española en los últimos años. Tiene sentido, porque es una imagen poderosa. El ciudadano piensa en una enorme bolsa que guarda sus ahorros y de la que saldrá el dinero para pagar su pensión de jubilación. El problema es que es una imagen falsa.

Según el informe económico-financiero que acompaña a los Presupuestos para 2015 de la Seguridad Social (pag. 37), a día 15 de septiembre el Fondo de Reserva, nombre oficial de la hucha, tenía 49.598 millones de euros. Teniendo en cuenta que las transferencias corrientes a los ciudadanos ascienden a 128.615 millones, de los que 115.669 millones son pensiones contributivas, puede verse la desproporción entre la imagen que se vende desde la tribuna política y la realidad: la famosa hucha cubre menos del 40% de los gastos en prestaciones de la Seguridad Social. Vamos, que no llega ni a los cinco meses de cobertura del sistema.

Habrá quien piense que el descenso continuado de los activos del Fondo de Reserva tiene mucho que ver con la crisis. Es cierto que hace apenas tres años, a finales de 2011, este Fondo acumulaba unos activos por valor de 65.830 millones de euros, un 32% más que en la actualidad. Pero no lo es menos que las tendencias demográficas empujan en la dirección contraria a la recuperación del empleo.

Es decir, por una parte, el aumento de las afiliaciones en la Seguridad Social contribuirá a elevar los ingresos del sistema vía cotizaciones; pero por otra, el número creciente de pensionistas hará que suban cada año los gastos vía prestaciones. La hucha y la sostenibilidad del sistema están muy lejos de estar garantizadas.

Fondo de reserva de la Seguridad Social

¿Y en 2015?

De hecho, quizás lo más significativo no es tanto lo que haya ocurrido con la hucha en estos últimos años de recesión y destrucción de empleo, sino que ni siquiera la sensible mejoría del mercado laboral anticipa un futuro halagüeño a corto plazo. Según el Informe Económico-Financiero que acompaña a los Presupuestos de la Seguridad Social, "la utilización de activos financieros afectos al Fondo de Reserva y otros fondos del sistema suponen 8.446,72 millones de euros".

Las cuentas son sencillas: quedaban 49.598 millones a mediados de septiembre, lo que quiere decir que en los ocho primeros meses del año su cuantía se ha reducido en 4.000 millones. Todo apunta a que en lo que queda de 2014, habrá que seguir tirando del Fondo. En los Presupuestos para 2014 (pag. 56) se prevé una utilización de activos por valor de más de 11.000 millones de euros.

Si a esto le sumamos los 8.500 millones que el Gobierno prevé sacar en 2015, y aún teniendo en cuenta que tendrá algunas entradas de capital por la rentabilidad de esos activos, a finales del año que viene podemos encontrarnos con un Fondo de Reserva que caiga por debajo de los 40.000 millones de euros cuando hace sólo tres años tenía más de 65.000 millones.

Podría pensarse que quizás el Gobierno está siendo muy precavido con los ingresos y los gastos de las pensiones. Así, para no pillarse los dedos con un tema tan delicado como las pensiones, el Ministerio de Hacienda habría sido muy conservador en sus previsiones para el año que viene. Pues tampoco. En realidad, si de algo pecan los Presupuestos de la Seguridad Social para 2015 es de optimistas. Resulta difícil imaginar que se cumplan las previsiones oficiales de gastos e ingresos.

Este mismo jueves, José Ignacio Conde-Ruiz, uno de los doce sabios que participó en el Comité de Expertos que definirá el factor de sostenibilidad del sistema público de pensiones, criticaba en Nada es gratis lo que califica como "los riesgos de un presupuesto electoral". El profesor de la Universidad Complutense y subdirector de Fedea cree que el dato de ingresos por cotizaciones "está muy inflado". Estos son sus cálculos:

"Según el cuadro Macro, en el año 2015 el Gobierno apuesta por la creación de 230.000 empleos a tiempo completo que, si somos generosos, serían no más de 300.000 nuevos cotizantes".

  • Suponiendo una base media de cotización de los nuevos empleos creados es la del Régimen General, tendríamos "1.802 euros mes (i.e 21.624 euros al año)".
  • "Dado que la cotización a la seguridad social, teniendo en cuenta Contingencias, Desempleo, Fogasa y Formación Profesional es del 38% de la base de cotización, es fácil ver que el aumento de ingresos por esta vía como máximo de 2.465 millones de euros (300.000*21.624*0,38)".
  • Supongamos que la base de cotización aumenta algo, si fuera "al mismo ritmo que los salarios" [un 1% según los mismos PGE], entonces los ingresos por esta vía "subirán un máximo 1.028 millones".

Al final, Conde-Ruiz reconoce que "de los 6.993 millones de aumento que se han presupuestado, mirando a los supuestos del cuadro macroeconómico y poniéndome generoso con mis supuestos sólo soy capaz de justificar la subida de un máximo de 3.493 millones".

Más allá de que el Gobierno haya querido utilizar el Presupuesto en un año electoral, con lo reprochable que es esto, el análisis de Conde-Ruiz deja algunas conclusiones preocupantes.

Al habla con Libre Mercado, nos explica que no ve "ninguna razón" que permita explicar cómo se llegará a esos ingresos: "Lo que harán es decir que habrá mejoras en la inspección. Pero no me cuadra, porque me he puesto muy generoso [con el cálculo de ingresos]. Si me pongo normal no me llega ni a 2.000 millones más y he llegado hasta los 3.500 millones".

En resumen, según el proyecto de PGE, incluso con unos ingresos inflados, habrá que sacar unos 8.000 millones de un Fondo de Reserva que se ha ido vaciando en los últimos ejercicios. Si la evolución del mercado laboral, los sueldos o el montante de las nuevas pensiones no coincide con los cálculos oficiales, la cantidad que habrá que requerir del Fondo subirá. Es cierto que se está poniendo en marcha una reforma del sistema, pero no surtirá todos sus efectos hasta finales de esta década. ¿Aguantará la hucha hasta ese momento?

A continuación