Linde alerta sobre la frágil recuperación de España

El gobernador del Banco de España prevé que la recuperación y la creación de empleo seguirán en 2015, pero "a ritmos atenuados".

LM/Agencias

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, prevé que la recuperación económica y la creación de empleo continuará en el año 2015, aunque a ritmos "quizás más atenuados" que los que se han conseguido en este ejercicio, y alerta del impacto que la coyuntura europea puede tener en la recuperación española.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso en la ronda de intervenciones para presentar las cuentas de 2015, el gobernador ha destacado que la economía española ha "afianzado su dinamismo" a lo largo de los últimos meses, una tendencia que debería "prolongarse en lo que resta de año" según los datos más recientes, si bien "a un ritmo más pausado".

De este modo, la tasa de variación interanual del PIB se aproximará al 2% en el último trimestre de 2014, que es la tasa de crecimiento que podría alcanzar, de media, también el año próximo. Ésa es precisamente la previsión que el Gobierno ha incluido en el cuadro macroeconómico que acompaña a los Presupuestos.

"La economía española está en una fase de recuperación, lo que significa no sólo más actividad sino, además, un avance en la corrección de los grandes desequilibrios acumulados durante la fase anterior de expansión (déficit público, desempleo y endeudamiento privado)", ha resumido el gobernador.

Junto a ello, también ha constatado que el ritmo de crecimiento del empleo hasta junio "superó las previsiones", y ha asegurado que las proyecciones a futuro "apuntan a la prolongación de esta senda de creación de puestos de trabajo y de reducción gradual de la tasa de paro, si bien a ritmos quizá más atenuados".

Crecen los riesgos

No obstante, aunque "las perspectivas de la economía española son más favorables" que las que el propio gobernador apuntó hace un año ante la misma comisión parlamentaria, el escenario actual "no está exento de riesgos", tal y como ha destacado.

"Algunos de ellos, singularmente los que provienen del entorno exterior, se han acentuado en los últimos meses. Otros están relacionados con los efectos de la crisis sobre la situación real y financiera de las familias y empresas en un contexto en el que debe proseguir el desendeudamiento privado y la consolidación fiscal", ha precisado Linde.

Y es que "la frágil recuperación" que se inició hacia la mitad del año pasado en la Eurozona "ha ido perdiendo fuerza en 2014" y los pronósticos de "la mayoría" de analistas apuntan a "débiles tasas de crecimiento tanto este año como el que viene, con una gran heterogeneidad por países y significativos riesgos a la baja".

"Existen riesgos que provienen en estos momentos, sobre todo, de la economía internacional, en particular de la evolución de la zona euro, que pueden afectar a la recuperación", ha insistido, destacando en cualquier caso los "avances" que en los últimos meses se han conseguido en materia de gobernanza económica europea, particularmente con la puesta en marcha en unas semanas del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) en el marco de la unión bancaria.

A esto se suma, ha añadido Linde, la baja inflación y la "debilidad" de la demanda, que hacen que "los peligros de la evolución a la baja de las expectativas de inflación se hayan ido haciendo más patentes, aumentando los riesgos para la recuperación". "Con todo, esperamos que a finales de año la tasa de inflación pueda retornar a valores que, aunque muy bajos, sean positivos", ha precisado.

El máximo responsable del supervisor bancario también ha avisado de los "cambios de cierta intensidad" que han ocurrido durante este año en la evolución de las exportaciones, que han "perdido dinamismo" a la par que se "aceleraban las importaciones", lo que ha ralentizado el ajuste del desequilibrio externo.

"Aunque puede pensarse que algunos de estos desarrollos tienen naturaleza transitoria, la elevada sensibilidad cíclica de nuestras importaciones alerta sobre la necesidad de ampliar la base exportadora y de continuar aumentando la presencia de las empresas españolas en los mercados con mayor potencial de crecimiento. Y también es un indicador de que nuestros problemas de competitividad se plantean no sólo en la exportación, sino también en el mercado interior frente a las importaciones", ha concluido el gobernador.

Prudencia presupuestaria

Por último, Linde ha exigido hacer un "seguimiento continuo" de la evolución de la recaudación durante 2015 para anticipar posibles desviaciones y "reaccionar a tiempo" para evitar posibles aumentos en el déficit público. Ha recordado que las cuentas del año que viene plantean un objetivo de déficit del 4,2%, 1,3 puntos por debajo de la cifra de 2014.

En concreto, Linde ha señalado que la previsión presupuestaria anticipa que la recaudación aumentará por el mayor dinamismo de los ingresos en un contexto de fortalecimiento de la recuperación, sobre todo de la demanda interna. En cualquier caso, pide ese seguimiento continuo de la recaudación por si las previsiones no se cumplen y hay que actuar para evitar desviaciones en los compromisos adquiridos con Bruselas.

A continuación