Maduro imita al emperador Diocleciano: crea su 'lista de precios justos'

El Gobierno venezolano también publicó en su web el precio de venta que debe tener cada producto de las empresas LG y Sony en el país.

Libre Mercado

Como si del emperador romano Diocleciano se tratara, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha hecho pública la lista de precios correspondiente a alimentos, dentro de los que se encuentran el café, la carne de ave, el azúcar y el arroz. "La Superintendencia de Precios Justos", así se llama el organismo público designado por el presidente venezolano para estos fines, también ha publicado la lista de "precios justos" de vehículos Chrysler y Mitsubishi, así como la de productos vendidos en tiendas de ropa y accesorios.

En el año 301, el emperador romano Diocleciano promulgó una norma para fijar los precios máximos para más de 1.300 productos, además de establecer el coste de la mano de obra para producirlos. La crisis del siglo III dejó la moneda fuertemente devaluada debido a la numerosa acuñación de monedas de emperadores y usurpadores. Devaluaban su valor metálico, raspando el mineral, para obtener así más efectivo con el que pagar a los soldados. La aparición de tal volumen de monedas provocó una gran inflación que Diocleciano intentó atajar creando el edicto de precios máximos. Sin embargo, la solución del emperador no consiguió su objetivo.

Hace poco más de un mes, el Gobierno venezolano anunció que implementaría un sistema de racionamiento de algunos alimentos a través de una tarjeta electrónica. "Es un sistema con una tarjeta bancaria electrónica para garantizarle a ustedes la satisfacción de todas las necesidades de las familias que trabajan, que permita acabar con los especuladores y bachaqueros", dijo el mandatario desde recientemente.

"Vamos a sacar ofertas especiales de abastecimiento con precios especiales para el pueblo en materia de alimentos, línea blanca (...) La especulación se va a acabar con la Ley de Precios Justos y con el nuevo sistema digitalizado de abastecimiento seguro", añadió.

Entre tanto, este martes llegaba esa lista de precios justos en los que el kilo de pollo tiene un valor de 43 bolívares. El Gobierno venezolano regula también el precio del café y el arroz blanco. Maduro justifica su nueva "ofensiva económica" en la necesidad de proteger a los venezolanos del "acaparamiento, la especulación" y el contrabando de productos, característicos de la escasez que atraviesa el país fruto de su desastrosa política económica.

El chavismo, dirigido por Nicolás Maduro, se ha metido en un círculo del que es incapaz de salir. El problema del desabastecimiento de productos de primera necesidad marca desde hace meses el día a día de los venezolanos. Hace casi un año, las imágenes de carreras, golpes y empujones en supermercados dieron la vuelta al mundo. La situación ahora no ha cambiado. La escasez de productos básicos continúa pese a las cartillas de racionamiento.

Desde que el 23 de enero entrase en vigor la Ley de Precios Justos, inspectores de ese organismo público recorren el país para verificar que los comercios cumplan con esta ley. Recordemos que la misma establece un máximo de ganancia del 30% en los productos adquiridos por las empresas con divisas oficiales. Las autoridades han denunciado una guerra económica de la derecha que basada en la especulación y el acaparamiento pretende acabar con la Revolución Bolivariana.

A continuación