¿Dónde invierto si me ha tocado la Lotería?

Antes de empezar, debe hacer un profundo análisis de su situación patrimonial y de sus necesidades de liquidez.

Libre Mercado

La entrada del piso, coche nuevo, el viaje que siempre soñaste... seguro que son muchos los planes que se te ocurren si el próximo 22 de diciembre la Lotería de Navidad llama a tu puerta. Pero dejando a un lado los caprichos, lo más inteligente si resultas afortunado en el sorteo es sacarle alguna rentabilidad a tu dinero.

En el mercado hay infinidad de productos para comenzar a invertir tanto en activos financieros (acciones, bonos, fondos de inversión, depósitos...) como no financieros (inmuebles). Antes de empezar, lo más recomendable es que haga un profundo análisis de su situación patrimonial y sus necesidades de liquidez (a corto, medio y largo plazo), así como del riesgo que desea asumir.

Tras ese examen, y una vez cubiertas sus necesidades de liquidez de más corto plazo, las propuestas de inversión que recomienda PROFIM, una compañía experta en asesoramiento financiero son las siguientes:

  • 10% en fondepósitos: fondos de inversión que dedican su patrimonio a la compra de depósitos. La capacidad de negociación de un inversor institucional (entre los que se encuentran los fondos de inversión) con las entidades financieras que cuentan con depósitos, es mayor que la de un inversor minorista. Por tanto, a través de este tipo de fondos de inversión, podemos aprovecharnos de depósitos con una mayor rentabilidad.

  • 10% en inversión en deuda pública periférica: los expertos recomiendan principalmente la española y la italiana con un vencimiento inferior a cinco años.

  • 40% en fondos mixtos de renta fija y variable: que cuenten con una gestión activa y flexible. Dentro de esta categoría incluyen fondos que invierten tanto en bonos como en acciones, así como en fondos de bonos convertibles.

  • El resto del dinero: en torno a un 40% del mismo, puede destinarse a fondos de renta variable. Los expertos aconsejan invertir en: los fondos globales de gestión dinámica (el gestor diversifica entre los principales mercados bursátiles del mundo en función de sus perspectivas macroeconómicas), en fondos de renta variable norteamericana (con riesgo de divisa cubierta), renta variable española y del resto de Europa, en renta variable japonesa (también con divisa cubierta) y renta variable sectorial (sobre todo sector consumo, sector tecnológico o sector industrial).

A la hora de gestionar sus ahorros, los asesores se decantan por los fondos de inversión porque son productos que cuentan con una serie de ventajas frente a otras alternativas de ahorro e inversión:

  1. Son productos de elevada liquidez.

  2. Su alcance y diversificación. Permiten invertir en cualquier activo y mercado financiero con poco dinero y de manera diversificada.

  3. Fiscalidad atractiva. Se permite el traspaso entre fondos de inversión sin tener que aflorar plusvalías o minusvalías.

  4. Su seguridad, ya que los propietarios de un fondo de inversión son los partícipes, nunca la gestora o la entidad depositaria.

No hay que olvidar que a la hora de invertir en cualquier tipo de activo financiero, es recomendable que se apoye en un asesor financiero independiente. Estos profesionales se volcarán en la labor de formación, información y asesoramiento personalizado libre de conflicto de intereses.

A continuación