Repsol da luz verde al acuerdo con Argentina por la expropiación de YPF

El Consejo de Administración de la petrolera ha aprobado el preacuerdo, por el que recibirá unos 5.000 millones de dólares.

Libre Mercado

El consejo de administración de Repsol ha dado luz verde, tras más de cuatro horas de negociación, al preacuerdo firmado el pasado lunes entre la petrolera y las autoridades argentinas por la expropiación de YPF.

El preacuerdo consiste en un pago del Gobierno Argentino a Repsol en forma de bonos del Estado (deuda soberana) a diez años, por una suma total de entorno a 5.000 millones de dólares (unos 3.700 millones de euros), según ha podido saber este diario. El Consejo de Administración "valora positivamente" el acuerdo, asegura en el hecho relevante de la reunión celebrada este miércoles.

"El proceso deberá atender a las exigencias que plantea la complejidad propia de un asunto tan relevante y responder a los términos y garantías apropiados para asegurar su eficacia", dicta el dicho comunicado. A tal fin, "el Consejo de Administración ha acordado la contratación de un Banco de Inversión de prestigio internacional para apoyar al equipo de Repsol y facilitar una conducción profesional del proceso", afirma.

Además, el Consejo de Administración ha manifestado su "pleno apoyo" a la estrategia de Repsol y a la gestión de su equipo de dirección, con la excepción de Pemex -tercer accionista con un 9,49 % del capital-, que ha votado en contra, tras protagonizar duras críticas la pasada semana. Los gobiernos español y argentino alcanzaron el lunes un preacuerdo de compensación por la nacionalización del 51 % de las acciones de YPF, todas de Repsol, en abril de 2012, ratificado el Consejo de Administración de la petrolera española.

En la reunión, el Consejo "ha analizado y valora positivamente el principio de acuerdo anunciado", por lo que, con el objetivo de desarrollarlo, "ha decidido iniciar en breve plazo conversaciones entre sus equipos y los del Gobierno argentino" con el objetivo de lograr una solución "justa, eficaz y pronta a la controversia". Asimismo, para "facilitar una conducción profesional del proceso" Repsol contratará un banco de inversión que ayude a sus equipos a resolver la "complejidad" del asunto y dar "garantías apropiadas par asegurar su eficacia".

Fainé, ausente

En el encuentro de hoy ha estado ausente por motivos de agenda el presidente de Caixabank -principal accionista de la petrolera-, Isidro Fainé, quien ha delegado el voto en el presidente de Repsol, Antonio Brufau. Fuentes cercanas a las negociaciones ya indicaron ayer que los elementos básicos del acuerdo están dentro de las "líneas rojas" marcadas por Brufau, básicamente que la compensación fuera en activos líquidos o convertibles en efectivo, el importe fuera aceptable y el pago tuviera suficientes garantías.

El visto bueno a este acuerdo por parte del Consejo abre una vía para negociar el fin del conflicto entre Repsol e YPF, lo que permitirá a la petrolera española recibir una compensación por los activos nacionalizados y allanará el camino para que Argentina logre atraer inversiones a su sector de los hidrocarburos.

Sin embargo, este apoyo no resuelve todos los problemas de Repsol, ya que Pemex ha rechazado hoy mostrar su apoyo a la gestión de la dirección, en línea con las críticas vertidas la pasada semana, al contrario que el resto de miembros del Consejo. La pasada semana, el director general de Pemex, Emilio Lozoya, cargó contra las retribuciones de la dirección de Repsol por considerarlas excesivas en comparación con los pagos que reciben los accionistas.

A continuación