Fagor: "El formato cooperativista forma parte del ADN" de la compañía

La empresa atraviesa una coyuntura que requiere un "esfuerzo adicional en la búsqueda de financiación", ha dicho Mondragón.

Lm/agencias

Fagor tiene que cuadrar sus cuentas. La dirección de Corporación Mondragon, propietaria de Fagor, deberá decidir en los próximos días si acepta el principio de acuerdo que el pasado viernes alcanzó con los bancos acreedores de Fagor Electrodomésticos. Según informaba este lunes el diario Noticias de Gipuzkoa, una de las opciones que contempla la compañía para llevar a cabo la reestructuración es dejar de ser una cooperativa para convertirse en sociedad anónima.

Sin embargo, la empresa de electrodomésticos ha desmentido estas informaciones y ha declarado que "el formato cooperativista forma parte de su ADN empresarial desde sus inicios, donde la solidaridad es un pilar clave, por lo que la compañía no tiene intención de modificar esta situación"

En relación a la búsqueda de financiación, la compañía ha asegurado que "actualmente se encuentra en una situación que exige un esfuerzo adicional en la búsqueda de financiación para reforzar nuestra solvencia y liquidez. Los mecanismos que estamos valorando están avanzando y si todas las negociaciones concluyen satisfactoriamente tendremos un marco sólido para afrontar nuestro plan estratégico enfocado al crecimiento".

Por su parte, fuentes de la cooperativa Mondragón Inversiones, propietaria de Fagor, ha descartado que el grupo pueda convertirse en una Sociedad Anónima. "Esa no es una posibilidad que se haya contemplado en ninguno de los escenarios", han asegurado las citadas fuentes.

Según han informado esas mismas fuentes a Europa Press, la decisión sobre la necesidad de financiación de Fagor Electrodomésticos "urge", pero "también urge tomar las decisiones con sensatez, ya que las prisas no son buenas consejeras", por lo que esta tarde podría no tomarse una decisión al respecto.

Las cuentas de Fagor

El grupo Fagor Electrodomésticos presentó en 2012 unas pérdidas de 89 millones de euros, como consecuencia de la caída del consumo, de la inversión destinada a la expansión internacional y del proceso de adaptación a la nueva realidad de los mercados. Además, obtuvo una facturación de 1.167 millones de euros, lo que supone un 9 por ciento menos que el año anterior.

En el primer semestre del año, el grupo Fagor Electrodomésticos cerró con una cifra de negocio de 491 millones de euros (609 millones de euros en el primer semestre del 2012), suponiendo una disminución del 19 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. El resultado de enero a junio fue negativo en 66,8 millones de euros, frente a las pérdidas de 22,5 millones en el mismo periodo del ejercicio precedente.

En el momento de dar a conocer estos resultados, el grupo también anunciaba su intención de invertir 20 millones para lograr el objetivo de recuperación y crecimiento. Esa cuantía iba a ser destinada a diversos proyectos que irán en línea con el refuerzo de sus marcas clave -Fagor en España, De Dietrich en el mercado internacional y Brandt en Francia- y la apuesta en el mercado de electrodomésticos de encastre.

A continuación