Catalunya Banc, el gran quebradero de cabeza para De Guindos

El Gobierno ha puesto, a través del FROB, más de 12.000 millones de euros en recapitalizar la entidad.

D. SORIANO

Seguramente, Luis de Guindos tenía claro desde que llegó al Ministerio de Economía que el rescate de las cajas no sería una tarea fácil. Los políticos españoles, metidos a banqueros, generaron un monumental agujero. Y ahora los contribuyentes se han visto obligados a cerrarlo.

El Estado había puesto más de 51.000 millones de euros hasta finales de 2012, a través del FROB, para recapitalizar las entidades nacionalizadas. En ese momento, el valor neto de las entidades no llegaba a los 14.000 millones. Por lo tanto, las pérdidas que el propio Gobierno admitía eran de unos 36.000 millones.

Desde Economía, recuerdan que esto no quiere decir que ese dinero sea irrecuperable. Hasta que no se vendan las entidades, no se sabrá realmente cuál es el tamaño del agujero. De hecho, el planteamiento del Gobierno es ir recuperando parte de ese dinero. La venta de Novagalicia, más o menos inminente, será el primer indicio de cómo van las cosas. En el Ministerio son bastante optimistas con esta operación. Y también con Bankia están más o menos tranquilos, confiados en la mano de Goirigolzarri para levantar la entidad y recuperar parte de los 25.000 millones invertidos hasta el momento.

Mientras tanto, Catalunya Banc (su marca comercial es Catalunya Caixa) sigue siendo la gran piedra en el zapato del ministro. Este martes, Fernando Restoy, presidente de la Comisión Gestora del FROB, comparecía en el Congreso, ante la subcomisión encargada de seguimiento del proceso de reestructuración bancaria. Aunque sus palabras trataron de ser equilibradas, con un relato frío de la situación de las entidades participadas por el Estado, lo cierto es que en lo que hace referencia a la entidad catalana transmitían una profunda preocupación.

Los datos no son nada alentadores. Una entidad con unos activos de poco más de 75.000 millones ha recibido más de 12.000 millones de dinero público. En Economía asumen ésta va a ser la entidad que más va a necesitar desde el punto de vista relativo (Bankia se ha llevado más en términos absolutos, pero es cuatro veces más grande). Y que será difícil recuperarlo, porque su posición en sus mercados naturales es tan fuerte como en otros casos y su situación financiera y organizativa es mucho peor que la del resto de nacionalizadas. En el ministerio creen que la única obsesión de sus gestores era venderla y no hicieron ningún ajuste (especialmente en temas de personal), una tarea ingrata que tendrá que asumir el nuevo comprador.

El Gobierno le ha encargado la tarea de analizar los activos de la entidad a N+1 Corporate Finance. Con su valoración, llegará el momento, en palabras del propio Restoy, de que el FROB decida "sobre la conveniencia o no de iniciar un proceso competitivo de venta, toda vez que el plan prevé la resolución de la entidad en un plazo máximo de cinco años".

Como apuntábamos, las aportaciones estatales a finales de 2012 sumaban 12.052 millones. Según las cuentas del FROB a cierre de ese ejercicio, la entidad valía 2.410 millones, lo que implica una pérdida implícita de 9.642 millones. Pero mientras que en otras entidades se espera vender por encima del valor en libros reconocido oficialmente, en este caso incluso se duda de que se pueda llegar a esa cantidad. ¿Cuánto vale Catalunya Banc? Y, por lo tanto, ¿cuánto perderán los contribuyentes españoles en su rescate?

A continuación