Berlín defiende la compra de deuda del BCE pese al rechazo de los alemanes

El Gobierno de Merkel defiende la independencia del BCE y asegura que el programa de compra de bonos no excede el mandato de la entidad.

LM/agencias

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, ha defendido este martes ante el Tribunal Constitucional (TC) de Alemania que el programa de compras de bonos soberanos del Banco Central Europeo (BCE) no viola el mandato de la entidad y recordó que el instituto emisor de la eurozona no está sujeto a la jurisdicción nacional de los Estados miembros.

"El Gobierno alemán no aprecia signos de que las medidas adoptadas por el BCE hayan violado hasta ahora su mandato", declaró Schauble en respuesta al proceso respaldado por más de 37.000 ciudadanos alemanes que afirma que con estas compras de deuda pública el BCE se extralimita en sus funciones e invade competencias nacionales. El responsable de Finanzas expresó su opinión de que las actuaciones del BCE escapan a la jurisdicción de los tribunales alemanes o de cualquier otro país de la zona euro.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, confió este martes en que el TC determine que dicho programa es acorde con la Carta Magna de su país. Merkel se posicionó así en su intervención ante el Congreso de la Federación de la Industria Alemana (BDI), que arrancó en Berlín poco después de que en la sede del TC en Karlsruhe (suroeste de Alemania) comenzase la vista oral para evaluar la constitucionalidad del plan "Outright Monetary Transactions" (OMT).

La jefa del Gobierno alemán señaló que, en último término, los "instrumentos de solidaridad" articulados por la zona del euro y la Unión Europea (UE) para combatir la crisis económica y financiera han recibido el visto bueno del TC. La canciller se refirió en concreto a los fondos de rescate establecidos en Europa, tanto el provisional denominado FEEF como en el permanente llamado MEDE, que el TC calificó como constitucionales -aunque bajo ciertos condicionantes- el pasado septiembre. Merkel aseguró asimismo que su gobierno defenderá ante el TC la "importancia" de la OMT para la Unión Económica y Monetaria (UEM).

El plan OMT contempla la compra de bonos en el mercado secundario por parte del BCE para reducir la presión sobre los títulos de deuda de países como España e Italia, a cambio de que estos países se comprometan a un severo programa de consolidación fiscal con el fondo de rescate. Sin llegar a aplicarse, el programa ha logrado aplacar la tensión sobre los bonos soberanos de los países del sur de la zona del euro, pero ha generado una fuerte polémica en el norte, especialmente en Alemania.

Los alemanes, en contra

En la mayor economía de la zona del euro los críticos argumentan que con esta iniciativa el BCE se arroga competencias que exceden su estricto mandato -que se ciñe a la política monetaria- y dispone, en último término y sin base legal, del dinero de los contribuyentes alemanes. Una encuesta difundida este martes por el diario económico Handelsblatt apunta que casi la mitad de los alemanes está en contra del OMT, mientras que sólo un tercio lo apoya.

Uno de los más feroces detractores del plan Draghi ha sido el Bundesbank (banco central alemán), que aunque no se ha unido al recurso de inconstitucionalidad, sí que se ha expresado en repetidas ocasiones en contra de la propuesta del BCE. De hecho, el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, declarará en esta vista como experto y se espera que fundamente sus reticencias, frente el alegato a favor del programa que pronunciará el miembro alemán del Consejo del BCE, Jörg Asmussen. Este economista señaló ayer que la paralización del programa "tendría graves consecuencias", evocando el "riesgo de reversibilidad" azuzado por Draghi, esto es, la ruptura de la eurozona.

El TC no valorará la eficacia del plan

Por último, el presidente del TC de Alemania, Andreas Vosskuhle, ha señalado que la institución no tendrá en cuenta el éxito del programa de compra de deuda a la hora de valorar la compatibilidad del mismo con la Carta Magna germana. "No tiene ninguna importancia en la valoración de la constitucionalidad de las normas legales y medidas que están siendo examinadas si han tenido éxito", afirmó Vosskuhle en el discurso de apertura de la vista oral que se celebra en Karlsruhe este martes y el miércoles.

El proceso, iniciado a raíz de una denuncia liderada por la asociación ¡Más democracia! respaldada por más de 37.000 ciudadanos alemanes, deberá resolver si el plan del BCE, denominado OMT, excede el mandato del banco emisor e invade competencias del Gobierno alemán.

No se espera que la decisión definitiva del Constitucional llegue antes de las elecciones legislativas de septiembre. A pesar de que el Tribunal no tiene jurisdicción sobre el BCE y no puede forzar a la entidad a retirar este programa, sí podría poner en dificultades la aplicación de algunas de las características del mismo, como su carácter inicialmente ilimitado.

A continuación