Las CCAA más solventes defienden un objetivo de déficit común

El Consejo de Política Fiscal y Financiera podía fijar límites diferentes en función de la situación de partida de cada región.

D. SORIANO

Las comunidades autónomas españolas tienen un objetivo de déficit para 2013 del 0,7%. Esto ya se sabe y obligará a los gobiernos regionales a un importante ajuste, desde el 1,73% con el que cerraron 2012. Eso sí, en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera que este jueves tiene lugar en Madrid, podrían encontrarse con una novedad: aunque se mantenga ese 0,7% sea sólo el objetivo conjunto, podría darse el caso de que el Gobierno establezca objetivos diferenciados para cada autonomía en función de sus circunstancias.

En el argumentario a favor en contra, el Ministerio defiende que no puede pedirse el mismo esfuerzo a dos regiones que salen de posiciones de partida tan diferentes. Así, Valencia, que cerró el año pasado en el 3,45% lo tendrá mucho más complicado que Extremadura, que acabó con unos números rojos del 0,69% de su PIB. En el lado contrario, las autonomías que cumplieron con el límite del año pasado (1,5%) se niegan a que se les castigue por haber hecho los deberes y exigen un único límite para las 17. Los criterios para subir o bajar el nivel exigido a cada comunidad no están claros todavía, aunque desde el Ministerio se asegura que saldrán beneficiadas las que hayan hecho un mayor esfuerzo en el pasado.

Antes de la entrada a la reunión, han sido Madrid y Castilla y León las dos regiones más beligerantes con esta posible novedad. Así, Enrique Osorio, consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, ha afirmado que fijar un límite igual para todas "es la mejor garantía para su cumplimiento y lo más justo".

Por su parte, Pilar del Olmo, consejera de Castilla y León ha insistido en la misma línea, reclamando que "si hay objetivos diferentes" sean las regiones que han cumplido en el pasado las mejor tratadas, aunque ha insistido en que su postura es que haya un único límite.

Por su parte, Andalucía y Cataluña sí han reclamado objetivos diferentes en función de las circunstancias. Estas dos regiones, que superaron el límite establecido en 2012, han pedido un trato diferenciado. En el caso del consejero andaluz, ha insinuado que deberían tenerse otros factores en cuenta (como la población) a la hora de establecer los objetivos de cada una. Por su parte, Andreu Mas-Collel, consejero catalán, aunque ha apuntado que su prioridad es que se suba el nivel común, ha indicado que debe ser cada autonomía debe "negociar" su situación particular con el Gobierno central.

 

A continuación