El Gobierno: "España puede ser una de las sorpresas positivas de Europa en 2013"

Don Felipe y Jaime García-Legaz animan a los inversores extranjeros a acudir a nuestro país: "Es el mejor momento".

D. Soriano

"Creemos que éste es el mejor momento para aprovechar las oportunidades de inversión que se han abierto en un país que ha sido capaz de recuperarse de crisis previas". Con estas palabras, el príncipe de Asturias ha animado a los inversores reunidos esta mañana, en Madrid, en el marco del Spain Investors Day, a que acudan a España a abrir sucursales de sus negocios, ampliar sus plantas de producción y localizar sus oficinas.

Don Felipe no se ha quedado sólo en su optimismo. Junto a él se sentaba, como representante del Gobierno en la inauguración de este acto, Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, que ha asegurado que "España puede ser una de las sorpresas positivas de Europa en 2013". Es decir, que en Economía creen que este mismo ejercicio pueden empezar a verse esos brotes verdes de los que se habla desde el inicio de la crisis, hace ya seis años. De hecho, como adelanto, García-Legaz ha adelantado que la caída del PIB en 2012 fue del "1,3%", elevada pero algo menor de lo previsto.

El príncipe: "Señales de mejoría"

En un acto como éste, en el que se enfrentaba a una audiencia de inversores internacionales y directivos de multinacionales, era previsible que don Felipe pusiera el acento en las fortalezas de la economía española. Pero sus palabras han sido incluso más optimistas de lo esperado. Aunque ha reconocido "la dureza y las dificultades" que ha sufrido nuestro país en los últimos años y ha admitido que los tiempos complicados "aún no han terminado", el príncipe de Asturias ha apostado decididamente por las posibilidades que esperan a aquellos que quieran aprovecharlas.

En su opinión, "estamos enfrentándonos a los problemas y a las necesidades de transformación de nuestra economía". Por eso, España ofrece "oportunidades al más alto nivel como un atractivo destino de inversión, especialmente en estos tiempos, cuando empezamos a ver señales de mejoría".

García-Legaz: "Signos muy positivos"

Y si don Felipe ha puesto el acento en los aspectos más favorables, no se ha quedado atrás García-Legaz que, tanto en su discurso como en un breve encuentro con la prensa, ha ofrecido la cara más optimista de un Gobierno que lleva unas semanas apuntando que empiezan a verse las primeras señales de la recuperación. La moderación en la destrucción de empleo, las noticias de nuevas inversiones por parte de empresas extranjeras (especialmente en el sector de la automoción) y los buenos datos de balanza comercial han llevado al secretario de Estado de Comercio a asegurar que "España puede ser una de las sorpresas positivas de Europa en 2013". Es decir, que este mismo año pueden empezar las buenas noticias para nuestra economía.

En su opinión, "el enorme esfuerzo" que está realizando el Gobierno demuestra "su compromiso" con las reformas que ha asegurado que continuarán en los próximos meses. "Vemos signos muy positivos de competitividad" ha asegurado García-Legaz, "se están corrigiendo los desequilibrios" y este mismo año se volverá a "las cifras de crecimiento positivo". Por eso, ha asegurado que "España es el mercado más atractivo de Europa para la inversión. General Motors, Volkswagen, Peugeot, Iveco: todos ellos han coincidido en tomar la decisión de invertir en España. Tenemos un mercado flexible y atractivo". Eso sí, el secretario de Estado también ha apuntado que el trabajo no está terminado y ha asegurado que todavía habrá que "trabajar muy duro para implementar todas estas reformas".

Los inversores convocados a este Spain Investors Day llenaban la sala. El propio García-Legaz ha apuntado que este año se ha superado, con mucho, la cifra de asistentes de ediciones preferentes. Es otro signo, en su opinión, de que las empresas extranjeras comienzan a percatarse del verdadero potencial de la economía española a medio y largo plazo. Según lo demostrado este martes por la mañana, tanto el Gobierno como la Casa Real son muy optimistas al respecto. En el aire flotaba la pregunta de si serían capaces de convencer a sus oyentes, todos esos directivos de grandes empresas internacionales de los que hablábamos. El futuro de la economía española también pasa por ellos.

A continuación