Anticipa más "esfuerzos" para reducir el déficit

De Guindos: "La cumbre no es la Eurocopa, no hubo vencedores ni vencidos"

El ministro insinúa que el veto de Finlandia y Holanda no tendrá resultados: "Las decisiones en el MEDE no se toman por unanimidad".

D. SORIANO

El "saneamiento del sector bancario" y la "consolidación de las cuentas públicas" son los dos grandes objetivos del Gobierno, según ha afirmado este martes por la mañana, en Madrid, Luis de Guindos. El ministro de Economía, que se ha mostrado moderadamente optimista acerca de la evolución de la economía española, ha asegurado que en lo que respecta al primer punto, el paso dado en el último Consejo Europeo es "fundamental" dentro de la estrategia del Gobierno.

En lo que tiene que ver con las cuentas públicas, ha avanzado "esfuerzos adicionales" de contención del déficit para las próximas semanas. No ha querido destacar ninguna medida concreta (incluso ha evitado referirse al IVA o la deducción por vivienda), pero si ha asegurado que después de la reunión del Eurogrupo del día 9, en la que se detallarán los términos del acuerdo del último fin de semana, el Consejo de Ministros anunciará nuevas medidas.

"Ni vencedores ni vencidos"

"El Consejo Europeo no es la Eurocopa, donde siempre gana España, en la Cumbre no hubo ni vencedores ni vencidos". Con estas palabras, Luis de Guindos describía el resultado de la última reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE. El ministro, visiblemente satisfecho por lo acordado en Bruselas, aseguró que la posibilidad de inyección directa de capital en las entidades "va a estar abierta" y se mostró confiado en que el proceso de saneamiento se realice "con bastante rapidez". "Es un paso fundamental en la estrategia de política económica del Gobierno", ha señalado respecto a lo que considera como un "desequilibrio que está generando efectos muy depresivos".

Preguntado por las noticias de las últimas horas, que hablan de un posible veto de Finlandia u Holanda a la entrega de dinero a los bancos españoles, De Guindos ha recordado que los acuerdos del Consejo se tomaron "por unanimidad" y ha insinuado que este cambio de postura de estos dos gobiernos no tendría mayores implicaciones, puesto que en el fondo de rescate permanente (que será el que recapitalice a la banca a partir de 2013), "las decisiones se toman por mayoría cualificada y estos países no tendrán capacidad de bloqueo".

El ministro de Economía ha llamado a una mayor integración institucional, económica y financiera de la Eurozona, recordando que ésta, en su conjunto, "tiene un déficit y una deuda muy inferior a los norteamericanos", pese a lo que se pone en cuestión el futuro de la moneda única por la complejidad institucional, ante lo que ha reclamado que todos los países acepten algún tipo de cesión de soberanía. En este sentido, ha destacado que lo más importante del Consejo Europeo es que "se ha dado una señal clara respecto al futuro del euro".

En cuanto al rescate bancario de 100.000 millones que España solicitó hace dos semanas, De Guindos ha asegurado que "las condiciones serán muy favorables, con plazos largos, períodos de gracia y tipos de interés reducidos". En su opinión, estos requisitos son mucho mejores que los que podría conseguir el FROB en el mercado. Además, ha apuntado que las entidades en problemas que ya han sido intervenidas por el Estado podrán comenzar a recibir la ayuda "en cuestión de semanas".

"Una economía competitiva"

El tono positivo con el que el primer ministro ha llegado a este desayuno informativo organizado por Europa Press se ha mantenido cuando le ha llegado el turno al análisis de la situación actual de la economía española. De Guindos ha pedido a los presentes que tengan "confianza en la economía española", a la que ha calificado de "competitiva", con una "capacidad y un dinamismo enormes" que le ha permitido ser el único país de la Eurozona que ha mantenido su cuota de mercado internacional.

Incluso, el ministro de Economía ha apuntado que el pronóstico del Gobierno de una caída del 1,7% del PIB para este año es "absolutamente prudente", dando a entender que la realidad podría ser algo mejor. En este sentido, el dato de paro de junio ha sido otro balón de oxígeno que también ha celebrado.

En lo que no ha habido dudas es en el discurso acerca del proceso de consolidación fiscal del que ha dicho que el Gobierno está "absolutamente comprometido", avanzando que habrá "nuevas medidas" en los próximos días, posiblemente después de la reunión del Eurogrupo en Bruselas la semana que viene. De Guindos no ha avanzado nada nuevo, pero ha advertido a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos de que no se va a permitir que se generen desequilibrios presupuestarios como los de los últimos años: "Con el plan de proveedores hemos hecho una limpieza enorme y lo que no va a permitir el Gobierno es que se vuelva a generar una bolsa de impagos y la única forma de garantizarlo es el equilibrio de las finanzas públicas. Vamos a vigilar estrictamente".

Para finalizar el encuentro, De Guindos, dentro del tono positivo de la mañana, ha asegurado que no se arrepiente de "haber aceptado el cargo, ser ministro de España es una de las mejores cosas que le pueden pasar a uno, incluso en mitad de una recesión".

A continuación