"campaña de desprestigio"

Mafo: "Hablaría de todo, pero el Gobierno no quiere"

El gobernador del Banco de España se niega a opinar sobre el sistema financiero por "responsabilidad" en una situación "dramática"

D. SORIANO

Miguel Ángel Fernández Ordóñez seguirá las consignas del Gobierno y no hablará en público sobre el sistema financiero, Bankia o su relevo al frente del Banco de España. Preguntado este miércoles por los senadores de la Comisión de Presupuestos acerca de su opinión sobre estos temas, el gobernador del Banco de España ha sido muy claro: "El Gobierno ha decidido en este momento que no [hable] y la situación de desconfianza del país es tan grave que hay que apoyar al Gobierno se esté o no de acuerdo" con sus decisiones.

Eso sí, a la salida, y a preguntas de los periodistas a reconocido que ha habido "una campaña de desprestigio contra el Banco de España" que podría dañar el prestigio de la institución. También, se ha desvinculado de la gestión de la reforma financiera y ha explicado que "las riendas" del proceso las lleva el Gobierno. "Es la primera crisis bancaria que no gestiona el Banco de España, concluía."

Sólo ahí se ha salido de un guión que tenía muy preparado y que básicamente consistía en no decir nada acerca de Bankia, el sistema financiero o cualquier tema relacionado con esta cuestión: "Yo hablaría de todo", ha asegurado, pero mientras el Gobierno no le dé su aprobación, no lo hará.

Pocas veces una comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Senado ha sido tan esperada como la del gobernador del Banco de España de este miércoles. En teoría, Miguel Ángel Fernández Ordóñez acudía a la Cámara Alta a hablar de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, aunque seguramente para las decenas de periodistas que le esperaban esto era lo de menos.

De hecho, incluso los senadores de la Comisión, que habían pedido su comparecencia para hablar de las cuentas públicas, han hecho una larga cambiada y han pasado rápidamente a preguntarles por el sistema financiero, la sucesión del propio Fernández Ordóñez y Bankia. Hay que recordar que en los últimos días se ha sabido que el gobernador pidió al Gobierno acudir a explicarse ante el Congreso, una petición que fue rechazada por el PP, que sólo admitía la visita a la Cámara Baja si se hacía a puerta cerrada.

Pero a pesar de toda esta expectación, Fernández Ordóñez se ha cerrado en banda a hablar de los temas más polémicos que han rodeado a su institución y a su persona en los últimos días. "A mí me gustaría contestarles" ha asegurado a los senadores, recordando que ha pedido su comparecencia por carta a la presidenta de la Comisión de Economía del Congreso y que esta petición le h sido denegada. Aquél era "el sitio lógico" y ante la negativa de la mayoría parlamentaria, ha afirmado que si "el Gobierno cree que el gobernador no debe hablar", pues no hablará.

En su opinión, debe ser el Gobierno el que decida en este momento: "La situación de desconfianza del país es tan grave que hay que apoyar" al Ejecutivo, se esté de acuerdo o no "con lo que está haciendo". Eso sí, ha manifestado su esperanza de que "algún día" le llamen", tanto en las próximas semanas como cuando ya no sea gobernador.

El gobernador ha admitido que le sería muy fácil utilizar la Comisión del Senado o una rueda de prensa para hablar –"vendrían algunos" ha afirmado-, pero también ha defendido que "uno no debe hacer eso" por lealtad al Gobierno al que le corresponde tomar las decisiones de política económica: "Sobre todo eso tengo opinión (cajas, cantidades a provisionar, auditores independientes, solicitudes de fondos,...) pero mi responsabilidad es aceptar lo que dice el Gobierno. La situación es muy seria y hay que apoyar al Gobierno. No voy a utilizar esta comparecencia para hacer eso [saltarse sus peticiones]".

A continuación