encuentro en hacienda

Cita clave para las autonomías: o convencen a Montoro o intervención

El Consejo de Política Fiscal y Financiera se reúne este jueves en Madrid con la posibilidad abierta de un rescate en menos de un mes.

D. SORIANO

Cristóbal Montoro tiene este jueves la que quizás es la reunión más importante desde que se hizo cargo del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. En el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) se verá las caras con los consejeros de economía de las 17 comunidades autónomas. Es su primer encuentro tras la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria (LOEP). Se supone que desde este mismo momento está abierta la puerta a una intervención. Ahora sólo hace falta conocer los datos concretos que presentan las regiones y comprobar la reacción del Gobierno a los mismos.

La LOEP establece que el Ministerio de Hacienda fijará cada año un límite en el déficit público al que pueden llegar las regiones. Para 2012, esa cifra es del 1,5%. Aunque la Ley ha entrado en vigor este 30 de abril, las obligaciones son similares a las de un ejercicio convencional.

Para empezar, todas las autonomías debían haber presentado sus presupuestos el pasado 30 de abril (y lo hicieron, según las informaciones de Hacienda). A partir de ese momento, el Gobierno tenía 15 días para evaluarlos. Ese plazo acabó ayer miércoles, por eso, en el CPFF de hoy, Montoro se presentará con un montón de deberes para cada región, con el objetivo de asegurarse de que las 17 se ajustan a la cifra requerida.

Aplicadas e incumplidoras

No será sencillo para las comunidades españolas cumplir con los requisitos exigidos por Montoro. Como ejemplo, valga decir que sólo Madrid fue aplicada y estuvo en 2011 por debajo del 1,3% que tenían como objetivo. Las otras 16 regiones presentaron unos números rojos superiores, con Castilla-La Mancha a la cabeza de las incumplidoras, con un déficit equivalente al 7,3% del PIB regional. La media se situó en el 2,94%, más del doble de lo permitido.

Sin embargo, en lo que respecta a la LOEP, lo pasado ya no tiene importancia. Lo relevante es la posibilidad de que las cuentas regionales estén en consonancia con las exigencias de Montoro. Para este ejercicio, el límite de déficit para las comunidades es del 1,5%.

Según el informe de Fedea, Observatorio Fiscal y Financiero de las Comunidades Autónomas, del mes de mayo, sólo Madrid, La Rioja y Galicia cumplirán este año con lo previsto por el Gobierno, al menos si mantienen los Presupuestos vigentes. Esto quiere decir que catorce autonomías tendrán que adoptar ajustes extra si quieren cumplir con las órdenes de Hacienda y evitar la intervención. De nuevo, la peor situación es para Castilla-La Mancha (a la que le harían falta 3,4 puntos de reducción del déficit), Murcia (2,2) y Baleares (1,9).

La intervención

En este punto, la pregunta que todo el mundo se hace es cómo sería esta intervención y de qué plazos podríamos estar hablando antes de ver al Gobierno tomar el control de una comunidad autónoma. Como explicamos en Libre Mercado el día de la presentación de la LOEP, es muy difícil que se llegue a ese punto, no tanto porque los plazos sean muy largos o los trámites muy complicados (que no lo son), sino porque el coste político para el Ejecutivo regional sería tan elevado que lo normal es que todos ellos intenten evitarlo a toda costa.

En cualquier caso, el proceso sería más o menos el siguiente:

  • 30 de abril: las CCAA tienen que presentar sus cuentas para 2012
  • 17 de mayo: en el caso de que el Gobierno detecte incoherencias en las cuentas de alguna región o crea que con ellas no se logrará el objetivo de déficit del 1,5%, pedirá al gobierno autonómico correspondiente que haga los ajustes necesarios. Podría, incluso, sugerir algunas medidas para corregir esta deriva.
  • A partir de ese momento, el Ejecutivo regional tendrá un mes de plazo para adoptar las medidas necesarias para cumplir con ese 1,5% del déficit.
  • Si lo que presente esta región no es suficiente, el Gobierno central comenzará a aplicar las "medidas correctivas": desde ese momento, exigirá la aprobación de cualquier operación de endeudamiento de la región. Además, ésta tendrá que presentar un Plan Económico Financiero (PEF), que será la pieza clave de su camino hacia la ortodoxia fiscal a partir de ese momento.
  • Si la región incumple su PEF o mantiene su desviación en el cumplimiento del déficit durante dos trimestres, entonces llegarán las "medidas coercitivas": multa e intervención por parte de un equipo de delegados del Ministerio de Hacienda, que controlarán los gastos de la región (aunque no habrá control sobre las decisiones políticas).

Sin embargo, hay que advertir de que éste es el camino lógico. El Gobierno va haciendo recomendaciones en cada etapa y la comunidad autónoma toma las medidas necesarias para ajustarse a las peticiones de Hacienda. Por eso, si las cosas son normales, el proceso de intervención se demoraría al menos 4-5 meses desde este momento.

Lo que ocurre es que existen posibilidades de que todo se tuerza y haya que tirar por la calle de en medio. En ese caso, la aplicación de medidas coercitivas (multa e intervención) podría ser inmediata. Para que eso ocurriera, una comunidad tendría que no presentar un PEF o presentar uno manifiestamente incompleto o hacer caso omiso de forma evidente a alguna de las recomendaciones del Gobierno.

A continuación