novedades de la reforma laboral

Las ETT, la nueva fómula del Gobierno para colocar parados

Las empresas de trabajo temporal podrán actuar como agencias de colocación; se abre la puerta a la liberalización de la intermediación laboral.

D. SORIANO

Entre las muchas novedades de la reforma laboral que el Gobierno aprobó el pasado 3 de febrero, hay una que ha pasado más o menos desapercibida pero que, sin embargo, podría suponer el inicio de un cambio radical en el mercado de trabajo español. Con el artículo 14 del Real Decreto Ley, sobre Agencias de Colocación -modifica los artículos 20, 21 y 22 de la Ley 53/2003 de Empleo-, se abre la puerta a que las ETT y otras empresas privadas puedan dedicarse libremente a la búsqueda de empleo para los parados, actuando como entidades colaboradoras de los Servicios Públicos de Empleo (SPEE).

Hasta ahora, los encargados de buscar trabajo a los parados eran teóricamente los SPEE (el antiguo INEM, ahora en manos de las comunidades autónomas). Sin embargo, el propio Gobierno reconoce en el decreto que las oficinas públicas se han mostrado "insuficientes" a la hora de realizar esta tarea. En realidad, ésta es una definición muy benévola de la situación: de los algo más de 14,5 millones de colocaciones que hubo el año pasado en España, apenas 360.000 se realizaron vía SPEE (es decir, un 2,5% del total). Mientras, las ETT, aunque en teoría estaban limitadas a trabajos temporales, actuando como subcontratas, consiguieron más de dos millones de colocaciones (el 14% del total).

Un gran cambio

Desde este momento, las posibilidades de las ETT se amplían, puesto que podrán presentarse como agencias de colocación a todos los efectos. ¿Cuál es la diferencia con lo que estaba vigente? El principal cambio es que las ETT hasta la reforma sólo podían actuar como proveedores de trabajadores temporales para otras empresas: esto es, ellas contrataban al trabajador temporal y cedían sus servicios a la empresa que lo necesitaba.

Legalmente no podían buscar empleados para otras compañías. En teoría, les estaba vedada la intermediación laboral, una actividad que el último Real Decreto define como "poner en contacto las ofertas de trabajo con los trabajadores que buscan un empleo, para su colocación". Por lo tanto, las ETT no podían hacer el servicio de reclutamiento, formación o selección para una empresa que finalmente contratase de forma directa al trabajador, esto quedaba en manos de los SPEE. Ahora, todas estas funciones se abren para las ETT (en realidad, puede que incluso cambien este nombre por el de agencias de empleo o similar, puesto que su función ya no será exclusivamente proporcionar trabajadores eventuales).

Agencias de colocación

La forma en que lo hace el decreto es a través de las Agencias de Colocación. Esta figura se perfiló en la Ley de Empleo de 2003 pero entonces se creó sólo para entidades sin ánimo de lucro. Evidentemente, tuvo muy poco impacto. La Reforma Laboral del Gobierno de Rodríguez Zapatero en 2010 permitió que entrasen empresas con ánimo de lucro. Pero tampoco esta modificación generó grandes cambios en el conjunto del mercado laboral, entre otras cosas porque no acababa de estar bien definido cómo trabajarían estas empresas y se coordinarían con los SPEE.

Ahora, el texto del Real Decreto Ley va un paso más allá y define con algo más de precisión cuál será la forma en la que estas agencias de colocación (incluyendo a las ETT que se den de alta) colaboraran con los servicios públicos.

La opinión de la patronal

Libre Mercado se ha puesto en contacto con la patronal del sector, Agett (Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal) y su portavoz, Lorenzo Rivarés, se muestra ilusionado ante las posibilidades que se abren, aunque reconoce que aún quedan por cerrar numerosos detalles en el desarrollo legislativo.

- ¿Tienen detalles de cómo se implementará todo esto?: "No tenemos más detalles que el texto del decreto. Todavía está por regular y esto  es lo importante, cómo se haga".

- ¿Qué son las agencias de colocación?: "Ahora mismo existen 163 agencias de colocación. Son entidades que colaboran con el INEM en buscar empleo a los parados. Hasta el año pasado sólo podían ser sin ánimo de lucro. Desde el año pasado, se abre al sector privado la posibilidad de intermediar. Generó un movimiento de muchas agencias, pero no se explicaba bien cómo se iba a hacer y los SPEE no han sacado proyectos".

- ¿Qué hace la reforma?: "Dice que las ETT también pueden serlo. Es una de nuestras reivindicaciones, puesto que facilita mucho el trabajo de las ETT y beneficiará a los desempleados. La reforma dice ‘siempre y cuando presenten los papeles para ello’. Se consigue que todas las ETT puedan ser agencias de colocación. Nos han dado el banderazo de salida. Llevamos mucho tiempo defendiendo que las ETT sean agencias de colocación, puesto que se dedican al mercado laboral. Conocen al que necesita un empleado y al que quiere trabajar. Las ETT vivimos desde 1994 de encontrar trabajo y de encontrar empresas".

- ¿Por qué el éxito de las ETT?: "La gente cuando quiere buscar empleo va a estas oficinas. Somos la referencia. La diferencia es que antes exclusivamente podían dedicarse a contratar trabajadores y ponerlos a trabajar. Quiero destacar que el 30% de nuestros clientes acaba consiguiendo una oferta de la empresa en la que presta sus servicios. Eso es fantástico, porque si tú te quedas con mi empleado, mañana me volverás a llamar; y si el empleado consigue trabajo, también me va a dar como referencia".

- ¿Qué les parece esta reforma?: "Estamos contentos porque se reconoce nuestro papel en el mercado de trabajo. Hay que quitar las limitaciones para que trabajemos en todos los sectores (como se hace en el resto de Europa). En la UE, a mayor tasa de ETT, hay menos paro y menos temporalidad. En estos países gestionamos la temporalidad causal, la real".

A continuación