"cumplirá" las exigencias de capital

Rato, sobre posibles compras: "Oportunidades sí, entidades con problemas no"

El presidente de Bankia descarta una mega-fusión con La Caixa o BBVA y apunta a Cataluña como objetivo prioritario de su entidad.

D. SORIANO

Bankia será un jugador activo en la reestructuración que el Gobierno puso en marcha la semana pasada con el Real Decreto de reforma del sistema financiero. Además, la entidad está convencida de que cumplirá con las exigencias de capital, tanto las impuestas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA), como por las que se derivan de la reforma impulsada por Luis de Guindos. Estos dos son los principales mensajes que pueden destacarse de la rueda de prensa que Rodrigo Rato ha ofrecido este viernes en Madrid, con motivo de la presentación de resultados de la entidad.

"Oportunidades sí, entidades con problemas no". Con esta sencilla frase ha resuelto Rato las preguntas sobre las operaciones en las que podría estar involucrada Bankia. En un momento en el que el sector es un hervidero de rumores (el propio De Guindos ha asegurado que espera que no queden más de 10-12 grandes entidades cuando acabe la reestructuración), el banco dirigido por el expresidentes del Gobierno está en todas las quinielas.

Eso sí, en lo que respecta a grandes operaciones, Rato ha descartado su participación. Para dejar clara su postura, ha citado incluso a los presidentes de las dos entidades de las que más se habla como posibles socios de Bankia. De Francisco González (BBVA) ha recordado que dijo "una fusión con Bankia es muy difícil, crearíamos un problema". De Isidro Fainé (La Caixa), ha recogido su afirmación de que "no hay ninguna negociación con Bankia". De esta forma indirecta, Rato descartaba los rumores sobre su posible implicación en una mega-fusión. De hecho, ha repetido varias veces a lo largo de la rueda de prensa que ellos tienen "vocación de liderazgo".

Con este planteamiento claro, la siguiente cuestión radica en saber qué puede interesarle a Bankia. Rato ha asegurado que su intención es "robustecer" su presencia en todo el territorio español. Teniendo en cuenta que su entidad es la resultante de la unión de siete cajas (CajaMadrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caja Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja) con gran implantación en algunas regiones españolas, parece claro que el objetivo es cubrir los huecos: Cataluña, Andalucía y norte de la península.

En este sentido, el nombre de Unnim ha sobrevolado toda la rueda de prensa. El exvicepresidente del Gobierno ha admitido su interés –"lo estamos estudiando"-, aunque ha dejado claro que "todavía no hay una decisión firme" sobre si acudir o no a la subasta de la caja catalana. Eso sí, ha dejado claro que esta región será una prioridad a la hora de tomar decisiones.

¿Y en qué condiciones aceptaría Bankia quedarse con ésta u otra entidad más pequeña? En eso Rato ha sido claro. Al ser preguntado sobre si sería necesario que esta entidad llegase mínimamente saneada, en un esquema similar al que se siguió con Sabadell y la CAM, ha asegurado que ése es un planteamiento "muy bien" expuesto. Algo consistente con su primer mensaje: "Oportunidades sí, entidades con problemas no".

Solvencia y capacidad de aguante

La otra cuestión que rondaba las mentes de los asistentes a la presentación de resultados es la capacidad de Bankia de hacer frente a los requisitos de solvencia exigidos por las autoridades (tanto del Gobierno español como de la EBA). Rato ha defendido la solvencia de su entidad –"no somos un riesgo", ha afirmado en varias ocasiones a preguntas de los periodistas- y su capacidad para incrementar su capital.

De hecho, ha asegurado incluso que su objetivo en 2012, pese al incremento de provisiones y a las nuevas necesidades de saneamiento, será mantener beneficios (algo que no ha asegurado que vayan a conseguir pero en lo que sí ha dicho que "estamos trabajando"). Eso sí, no ha dejado ninguna duda de que pueden ampliar el capital en las cantidades requeridas. ¿Cómo lo harán? A través de cuatro vías: generación de resultados, venta de activos no estratégicos (aunque no ha querido, lógicamente, decir cuáles serán), optimización de activos ponderados por riesgo y conversión de instrumentos.

En este último punto, ha anunciado un programa de conversión de preferentes que supondrá una ampliación de capital. Esto provocará que Banco Financiero y de Ahorros (la matriz de Bankia, que posee un 52% de sus acciones y que es donde están las cajas originarias de la entidad), posiblemente pase a controlar menos del 50% del capital de la entidad. Eso sí, con el cambio realizado por De Guindos la semana pasada, no será necesario la modificación estatutaria (se rebajó el listón mínimo que debían tener las cajas, del 50% al 25%). Y Rato ha asegurado que BFA "seguirá siendo el socio de referencia en Bankia" en cualquier caso.

 

A continuación