PROGRAMA ECONÓMICO DEL PP

Rajoy promete acabar con el poder sindical y bajar los impuestos al ahorro

Los populares proponen más apoyo a los emprendedores y al ahorro. Poca concreción en la medidas energéticas y de recortes en el gasto público.

D. SORIANO

El PP ya tiene programa electoral. Después de meses escuchando a sus contrincantes pidiéndoles medidas más concretas sobre qué harán en el caso de ganar las elecciones, Mariano Rajoy ha presentado este lunes sus Cien propuestas para el cambio, que formarán el esqueleto de las promesas de su partido ante las urnas. En el aspecto económico, destacan tres líneas de actuación: mejora de los impuestos sobre el ahorro, apoyo a las pymes y a los emprendedores y una reforma laboral que realmente cambie el actual sistema de relaciones en el trabajo. Además, en el documento presentado por Rajoy abundan los apuntes genéricos sobre cambios en la política energética, industrial o de la administración pública, pero sin demasiados anuncios concretos.

El programa de los populares dedica 37 de sus cien medidas a la cuestión puramente económica (también hay otros apartados en el epígrafe de Bienestar, Educación o la Administración que tendrán repercusión en el presupuesto). Estas propuestas podrían dividirse básicamente en cinco grandes capítulos: impuestos, empleo, empresas, sectores y gasto público. Los tres primeros incluyen promesas novedosas y más concretas que las conocidas hasta ahora; los dos últimos, por el contrario, son un catálogo de buenas intenciones pero con pocas medidas cerradas.

1. Emprendedores

Quizás el apartado del programa económico en el que más detalle aporta el PP sea en las medidas para las pymes y los emprendedores (por cierto, esta palabra políticamente correcta monopoliza un programa que, sin embargo, utiliza muy poco el término "empresarios"). En esta cuestión, Mariano Rajoy ha sido claro: en su opinión, la clave para crear empleo está en las ayudas a las empresas y a aquellos que quieran crear nuevas compañías.

Aquí sí hay numerosas medidas concretas, con bajadas de impuestos, apoyo a la I+D, deducciones fiscales y facilidades para abrir empresas. España es uno de los países del mundo en el que más difícil resulta abrir un negocio y el PP asegura que esto cambiará si llegan al poder. Además, apuestan por potenciar mecanismos alternativos de financiación (tipo Business Angels o capital semilla), muy poco desarrollados hasta ahora en España.

Los siguientes cinco quizás sean los anuncios más novedosos:

  • Modificaremos, de acuerdo con la normativa europea, el régimen del IVA para que autónomos y pymes no tengan que pagar el impuesto hasta que efectivamente se haya efectuado el cobro de las facturas correspondientes. Articularemos un mecanismo ágil y efectivo para compensar las deudas tributarias de pymes y autónomos con las cantidades que tengan reconocidas y pendientes de cobro por parte de la misma administración.
  • Nueva ley para el apoyo a los emprendedores que favorezca las nuevas iniciativas empresariales. En el impuesto de sociedades generalizaremos la aplicación a las empresas de reducida dimensión el tipo impositivo del 20 por ciento; extenderemos el ámbito de aplicación del tipo del 25 por ciento. Simplificaremos el sistema de deducciones.
  • Apoyo fiscal, por importe de 3.000 euros, por la contratación del primer trabajador que no tenga la condición de socio de una empresa de nueva creación. Bonificaremos las cotizaciones sociales para los autónomos empresarios que contraten su primer trabajador no socio.
  • Potenciaremos el desarrollo de los mecanismos no bancarios de financiación empresarial. Impulsaremos el desarrollo de los mercados de capitales a través de la modernización y mayor eficiencia de sus infraestructuras y del fomento del ahorro a largo plazo y provisional. Fomentaremos el desarrollo de los mecanismos de participación en el capital empresarial como business angels, capital semilla o private equity.
  • Actualizaremos la estructura de incentivos fiscales que potencien la inversión en I+D empresarial, con atención preferente a las empresas emergentes, las pymes innovadoras y los sectores prioritarios como salud, energía y transporte, conforme a las mejores prácticas europeas. Impulsaremos el mecenazgo.

2. Reforma laboral

No ha sido demasiado voceado por el equipo de Mariano Rajoy, pero quizás sea el aspecto más novedoso del programa electoral. Si cumple con lo indicado el apartado de Empleo seguro y flexible para todos, podría generar un cambio completo en el panorama laboral español. La cuestión que surge es si se atreverá a cumplir hasta las últimas consecuencias con lo prometido, incluso a riesgo de enfrentarse a los sindicatos. El PP propone cruzar una de las líneas rojas del poder sindical: pasar de la negociación colectiva de las grandes centrales y la patronal a la de ámbito empresarial.

  • Simplificaremos la tipología de contratos laborales para reducir la temporalidad y dar expectativas de estabilidad, flexibilidad y seguridad a todos los trabajadores y empresas.
  • Reformaremos la estructura y contenidos de la negociación colectiva de modo que cada materia se negocie en un ámbito territorial o sectorial óptimo para asegurar la competitividad económica, la sostenibilidad del empleo y la unidad de mercado. Tendrán prevalencia en cuestiones salariales y condiciones de trabajo los convenios o acuerdos de empresa que pacten los empresarios y los trabajadores.

3. Impuestos al ahorro

También destaca por su interés el apartado dedicado a los impuestos. Mariano Rajoy vuelve a apuntar hacia una de las clásicas medidas liberales: el incentivo al ahorro como medio para la creación de riqueza. El PP parece olvidar la retórica anti-capital que en ocasiones han utilizado algunos de sus dirigentes y pide impuestos más bajos, más deducciones a las familias y apoyo al ahorro a largo plazo.

  • Modernizaremos el impuesto sobre la renta con el objetivo de favorecer el ahorro, la inversión y el empleo.
  • Fomentaremos fiscalmente el ahorro a largo plazo mediante la creación de una nueva deducción en el IRPF por el incremento anual del ahorro, que incluya la adquisición de vivienda habitual. Mejoraremos la tributación de las prestaciones de los planes de pensiones.
  • Elevaremos los mínimos familiares en el IRPF adaptándolos mejor a las circunstancias de los contribuyentes, especialmente en relación con las familias numerosas.

4. Sectores estratégicos

Cuando se pone a hablar de los diferentes ámbitos de la actividad económica (agricultura, servicios, industria o turismo), el PP vuelve a las clásicas recetas políticamente correctas. Todos los sectores económicos son estratégicos para el equipo de Rajoy que propone ayudas a todos, sin aclarar del todo cómo lo conseguirán. Éste es el apartado menos concreto del programa y el que más abunda en genéricas promesas de impulso económico. Tampoco hay demasiadas referencias a la política energética que seguirá el PP, más allá de una vaga referencia a un "mix equilibrado".

5. Recortes del gasto público

Por último, el programa de los populares se extiende en supuestos recortes del gasto público. De nuevo, en esta parte del documento abundan palabras bienintencionadas y pocas medidas concretas. Lo más interesante quizás sea su promesa de una Ley de Estabilidad Presupuestaria que complemente a la última reforma de la Constitución y su apelación a un marco legal e institucional que garantice la unidad de mercado. El resto son menos detalladas, aunque todas apunten en la dirección del recorte del déficit (su impacto dependerá de la magnitud final de estos ajustes)

  • "Precisaremos los procedimientos de distribución de los límites de déficit y deuda entre las distintas administraciones, los supuestos excepcionales, la forma y plazo de corrección de las desviaciones, y las responsabilidades derivadas de sus incumplimientos.
  • Llevaremos a cabo un plan de austeridad que comprometerá al conjunto de las administraciones, eliminará gastos superfluos y duplicidades, e introducirá incentivos a la eficiencia.
  • Racionalizaremos y, eventualmente, suprimiremos aquellos organismos, entes públicos y entidades instrumentales cuyas funciones pueda asumir la administración sin perjuicio de la labor que desarrollen.
  • Fomentaremos una política integral de gestión del patrimonio inmobiliario y los alquileres de todas las administraciones.
  • Reforzaremos las responsabilidades y sanciones a los gestores públicos que incumplan las reglas de estabilidad presupuestaria.
A continuación