Plan de transporte de la UE

España deja de ser radial

La propuesta de la Comisión Europea sobre las Redes Transeuropeas de Transporte contempla una red en forma de malla en torno a cinco grandes corredores.

D. SORIANO

La red de carreteras y ferrocarriles españoles nunca más será radial. Aunque desde hace dos décadas los sucesivos gobiernos han trabajado con la intención de que Madrid dejará de ser el centro de todas las grandes infraestructuras del transporte de España, quizás nunca hasta ahora se había visto claro cómo la antigua configuración radial estaba a punto de ser superada.

La Comisión Europea ha presentado este miércoles su proyecto de nueva red principal de transportes de la UE. Según sus informes, "la nueva política establece una red que deberá completarse para 2030 para servir de columna vertebral en el mercado único". Detrás de este enunciado lo que se esconde es la pretensión de unificar los distintos modelos de transporte en toda Europa (los sistemas de gestión del tráfico ferroviario, normas de seguridad vial, etc...), con el objetivo de que desde Varsovia a Huelva y de Nápoles a Amsterdam cualquiera pueda viajar, comerciar y transportar mercancía sin impedimentos técnicos.

El coste: en el conjunto de la UE, el coste previsto de poner en marcha todo este proyecto ascenderá a más de 250.000 millones de euros. De ellos, la Comisión aportará unos 31.700 y los estados pondrán el resto.

Para España el coste total será de 49.800 millones, de los que el Gobierno espera que la UE financie entre el 10% y el 20% (lo que supondría hasta 9.000 millones de euros). En teoría, la primera fase ocupará del año 2014 al 2020, lo que obligaría a un gasto anual de unos 7.000 millones de euros. Es una cantidad muy elevada, pero asumible dentro del presupuesto anual de Fomento, situado alrededor de los 10.000 millones de euros (más lo que puedan aportar las CCAA).

Los plazos: el plan presentado este miércoles por la Comisión es realmente ambicioso, puesto que prevé establecer las infraestructuras de transporte a lo largo y ancho de toda Europa desde ahora hasta el año 2050. En teoría, la Red Básica tendría que estar lista para 2030, mientras que la red secundaria (llamada Red Global y que integra principalmente infraestructuras dentro de los países) está prevista para el año 2050.

Las cifras: la justificación detrás de este enorme plan está en el incremento de las infraestructuras de transporte en toda la UE previsto para los próximos años. Se prevé que el intercambio de mercancías crezca en un 80% para 2050, mientras que el de pasajeros podría incrementarse en un 50%. La red principal prevista incluirá "83 grandes puertos" conectados por ferrocarril y carretera, "37 aeropuertos cruciales" conectados también por ferrocarril y carretera, 15.000 kilómetros de vías de alta velocidad y 35 grandes proyectos transfronterizos.

Las ciudades: España acogerá una buena parte de esos centros de comunicación alrededor de los que se desarrollarán los grandes corredores de transporte:

  • Centros urbanos clave: Madrid, Barcelona, Bilbao, Palma, Sevilla, Valencia.
  • Aeropuertos cruciales: Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca.
  • Grandes puertos: Algeciras, Barcelona, Bilbao, Cartagena, Gijón, La Coruña, Las Palmas, Palma de Mallorca, Sevilla, Tarragona, Valencia.

Los corredores de España: todas estas grandes cifras se concretan por la parte de España en cinco corredores, que se incorporan a los dos grandes ejes de infraestructuras de Europa: el Eje Atlántico y el Eje Mediterráneo (en la galería adjunta vienen los mapas con el detalle de cómo quedarán las infraestructuras en España).

- Corredor Mediterráneo: desde Gerona hasta Huelva, una red de alta velocidad unirá la frontera con Francia, a través de toda la costa mediterránea, con Sevilla (y con parada en todas las capitales de provincia de la ruta).

- Corredor central: desde Gerona a Sevilla, pasando por Madrid. La ruta de este corredor, que también incorpora alta velocidad ferroviaria, es de las más avanzadas. Las dos principales líneas de AVE (Barcelona-Madrid-Sevilla) ya están acabadas. Incorporará también los enlaces transpirenaicos con Francia a través de Huesca.

- Corredor Atlántico: desde Madrid al noroeste de España. Este corredor se abre en tres direcciones: País Vasco (uniéndose a la frontera con Francia), Asturias y Galicia. Todos los frentes estarán unidos con líneas de alta velocidad ferroviaria. Además, el ramal de Salamanca unirá este AVE con la línea que llegue a Oporto.

- Corredor Cantábrico-Mediterráneo: desde Valencia a Santander, pasando por Zaragoza y Pamplona. Una de esas nuevas infraestructuras que tiene como objetivo vertebrar el país transversalmente. La costa mediterránea queda unida así a la cantábrica, a través de una línea de alta velocidad que irá de Valencia a Bilbao (con una continuación por vía convencional hasta Santander)

- Corredor Mediterráneo-Atlántico: desde Valencia a Badajoz (uniéndose a Portugal). Lisboa y la costa mediterránea quedarán unidas por este corredor que comienza en Valencia, continua por Castilla-La Mancha, hace parada en Madrid y sigue hasta Extremadura y la frontera de Portugal. El tramo luso está amenazado por los recortes presupuestarios en el país vecino.

A continuación