Alexander Zverev excluye a Nadal y Federer del 'Big Three': "Somos Djokovic, Medvedev y yo"

El tenista alemán, actualmente número 3 del mundo, ha creado su propio ranking de candidatos a los grandes títulos este año.

Libertad Digital

El tenista alemán Alexander Zverev ha tenido un año lleno de éxitos entre los que destacan el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio y la Copa de Maestros (ATP Finals), siendo este su segundo trofeo en el campeonato. 2021 ha sido su año, y eso le ha hecho ganar mucha confianza, como ha mostrado en unas declaraciones para un podcast en Eurosport Alemania.

Al parecer, Zverev considera que Daniil Medvedev, Novak Djokovic y él forman el "nuevo Big 3" del tenis actual. Si atendemos al ranking de la ATP, el alemán está en lo cierto, pero su respuesta va más allá de las estadísticas y los puntos. El alemán piensa que entre los 3 se disputarán los grandes títulos en este 2022, empezando por el Open de Australia el 17 de enero.

Lo que Zverev no entiende es que parte de la grandeza de los tres dominadores de los últimos quince años en el tenis mundial -Djokovic, Federer, Nadal- es precisamente que ninguno ha declarado públicamente que forman un grupo aparte, algo que te brinda la regularidad y los buenos resultados durante muchos años, y de lo que no se presume en la prensa.

El actual número 3 del ranking ha dejado fuera nada más y nada menos que a Rafa Nadal y Roger Federer... pese a no haber conquistado ningún Grand Slam en su carrera: "Antes, siempre se hablaba de Nadal, Federer y Djokovic; ahora los grandes títulos eran los Juegos Olímpicos, el US Open, Turín (Finales ATP) y Wimbledon, y todos los ganamos Medvedev, Djokovic y yo. No espero que sea diferente el próximo año".

"Sé que no estoy lejos del número 1, pero para eso tengo que ganar Grand Slams. Sé que no estoy lejos de eso, pero para eso también tengo que ganar torneos y Grand Slams", sostiene el alemán. Y es que sus cuentas no son tan descabelladas para hacerlo, pues solo necesita ganar el Open de Australia y que Djokovic se pierda el torneo, algo no tan descabellado teniendo en cuenta su postura sobre la vacuna COVID-19.

A continuación