Hay nuevo maestro del tenis: Daniil Medvedev se impone a Thiem en tres igualados sets

El ruso, como ya hiciera ante Nadal, remontó el set inicial ante Dominic Thiem para llevarse su noveno título en su carrera.

Libertad Digital

Con su resistencia impertérrita y su juego cuadriculado y ortodoxo, Medvedev tomó el relevo de Nikolay Davydenko, el anterior ruso en ganar las Finales ATP en 2009, y consiguió el título más importante de su carrera dejando a Thiem sin corona por segundo año consecutivo. La final fue, como se esperaba, igualada. Remontó Medvedev para ganar en tres duros e intensos sets (4-6, 7-6 (2) y 6-4).


El ruso se convirtió además en el cuarto tenista en la historia en ganar a los tres primeros tenistas del ranking en un mismo torneo, tras Boris Becker en Estocolmo 1994, Novak Djokovic en Montreal 2007, y David Nalbandian en Madrid 2007. Para ganarse este honor, tuvo que pasar a uno de los grandes obstáculos del tenis actual, personificado en Thiem, un viejo conocido suyo al que le une una amistad desde 2011 ya que, según contó el ruso esta semana, ambos jugadores se conocieron en un torneo sub-18 en Umag (Croacia), hace nueve años.

Nueve años después de aquella batalla en la que Thiem destrozó a Medvedev cuando eran promesas, se cruzaron en una de las finales más importantes del circuito. Medvedev, como antes Nadal, comenzó lento, con ritmo bajo, con alguna que otra oportunidad para ponerse por delante, pero a merced de un Thiem que estaba sintiendo más la bola. Con una doble falta cedió su servicio y a la postre el primer set y se colocó en un escenario que le encanta, el de víctima.

Necesitó Medvedev salvar tres bolas de break en el segundo parcial para despertar y enchufarse a la final. No se vino abajo ni cuando Thiem le dominó en el tie break por 0-2. Le ganó siete puntos seguidos y forzó el set definitivo. Nadie había remontado un set adverso en el torneo hasta su triunfo ante Nadal y en la final se ponía en posición de hacerlo dos veces seguidas.

Era ya el dueño del partido y aunque se le escapaban las posibilidades de romper (desperdició cinco), el momento estaba al llegar. Tenía el mando del partido y era cuestión de tiempo que Thiem claudicase. Cuando cayó la rotura, lo hizo como fruto maduro, rompiendo los esquemas de un Thiem que se queda sin premio una vez más y que a sus 27 años solo tiene un Masters 1000 y un Grand Slam en su palmarés, poco botín para su juego.

Medvedev es el sexto ganador diferente en los últimos seis años en Londres y despide a la capital británica con su mejor resultado en el circuito hasta la fecha. El robot oposita ya para alternativa a los grandes y ahora lo puede hacer desde el altar de maestro.

A continuación