La cara realidad del tenis español: "El gasto mínimo de un niño de 9 años es de 1.000 a 2.000 euros al mes"

Libertad Digital entrevista a Víctor Molina, docente y n.º 7 del ranking de veteranos para conocer la crisis de salud del tenis nacional.

David Vinuesa

Rafael Nadal acumula en su palmarés la increíble cifra de 19 Grand Slams. Es sin lugar a dudas el pasado, presente y futuro más glorioso del tenis español y sin ningún jugador joven que despunte como lo hizo él en su día, los amantes de este deporte se preguntan qué será del mismo cuando Rafa no esté.

España busca a nivel general un nuevo Nadal, pero también busca relevos a grandes leyendas como David Ferrer, Fernando Verdasco, Feliciano López, Juan Carlos Ferrero, Carlos Moyá, Alex Corretja o Albert Costa. Jugadores que tocaron la gloria aunque de forma mas terrenal. Ellos parecen humanos. Nadal, no. Pero de dioses no se vive ya que hay pocos y España debe dar más valor a grandes tenistas cuyo mérito es igual de importante pese a no tener 19 Grand Slams en su museo personal.

En Libertad Digital hemos hablado con un profesional del tenis que actualmente sigue compitiendo y además compagina los torneos con su trabajo como docente en la pista. Víctor Molina, docente en el Club de Tenis Villa de Getafe y n.º 7 del ranking de veteranos de España, atiende a LD para valorar la cruda y sobre todo cara realidad del tenis nacional.

Pregunta: ¿Cómo ha sido y cómo es su experiencia personal en el mundo del tenis?

R: Jugué al tenis desde pequeño, pero vi que a los 18 no evolucioné todo lo que quería y me dediqué al fútbol. Me rompí la rodilla y a los 28 retomé el tenis. Tuve la suerte de que mejoré los resultados que hice con 18 años, volví a jugar y me metí entre los 100 mejores de España. Lo que pasa es que entrar ahí no significa nada en en nuestro país.

P: ¿Qué tipo de ayudas económicas hay para los niños y niñas que se quieren dedicar al tenis?

R: Ayudas no hay ninguna. Conozco niños muy buenos, que tienen mucho futuro por delante y no tienen casi ninguna ayuda. Hay algo mínimo por parte de la Federación y de algún club, pero nada constante e importante. Todo es desorbitado a nivel de gastos. Material, viajes, entrenamientos… o pones tú el dinero de tu bolsillo o no hay nada que hacer aunque tengas resultados positivos.

P: ¿Cuál es el gasto mínimo de un niño que quiera ser profesional del tenis a nivel ATP?

R: Es muy complicado. Empezamos con que, como mínimo, ya tiene que cogerse un colegio privado porque las horas que dedicas al mundo del tenis son casi más de las que dedicas a estudiar en el día a día. Te requiere un colegio que te permita salir a entrenar a la hora del recreo o a la hora de comer. A eso se le suman fisioterapeutas, entrenos en varios en clubes, traslados a las ciudades donde compitas, dietas y alojamientos. Todo te lo pagas tú. El gasto mínimo si quieres ser una figura gira entre los 1.000 y 2.000 euros al mes y te hablo de chicos y chicas de 9 o 10 años. A eso le tienes que sumar su vida normal y los gastos que tiene un niño normal.

P: ¿Qué esfuerzo diario tiene que hacer una promesa del tenis para estar en el circuito ATP?

R: Para llegar a ser un tenista top 100, mínimo tienes que dedicarle con 9/10 años, 4 horas al día de entrenamiento y siete días a la semana sin descansos. No hay vacaciones porque en verano es cuando hay más torneos y muchos son en el extranjero. Eso se lo tienen que pagar sus padres y además convalidar los estudios con el tenis porque hay muchas semanas al año de competición que te pierdes clases. Hay padres que se dedican a planificar su vida y la vida de sus hijos en base a los entrenamientos. Parten su jornada laboral para poder llevar al niño o a la niña a sus entrenos, fisioterapeutas, clases, competiciones…

P: ¿Qué papel tienen las Federaciones para ayudar a las promesas del tenis?

R: Lo malo de esto es que las Federaciones, no sé si por limitaciones o por otras cosas, apenas dan ayudas y los jóvenes que destacan son por entrenar y jugar en academias privadas, no por la federación. La academia de Nadal, la de Ferrero, la de Ferrer o el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallés (Barcelona) donde reúnen a los mejores para competir en selecciones y otro tipo de torneos. Ahí sí tenemos mucha suerte porque las academias privadas en España son las mejores. Aún así, el 70% de los que están allí son extranjeros, como por ejemplo los rusos, que tienen un poder adquisitivo más importante para pagar estas academias. Jugar al tenis o apuntarse a una escuela municipal es barato porque por 15 o 20 euros puedes dar tus 2 horas semanales, pero son muy limitadas y el nivel es bajo. Si quieres subir el nivel, el precio se dispara.

P: ¿Cómo ve el tenis español de cara al futuro?

R: Hay que tener en cuenta que hace 2 años o 3 tenías a 10 u 11 españoles en lo más alto del circuito ATP. Ahora no es así. No vamos a volver a ver eso en muchísimo tiempo. Está Carlos Alcaraz, Alejandro Davidovich que ha entrado en el Top 100 hace unas semanas y alguno que otro más, pero Rafa Nadal no van a ser ninguno porque eso es muy difícil. Los verás luchando en Grand Slams, pero otro jugador así, ganando un Major y siendo español, no lo veo de momento.

P: ¿Bajará el impacto del tenis en España?

R: Lo que veo es que el tenis lo mueve Rafa Nadal y ya. Aquí en España casi todo es Rafa. La gente quiere verle a él. El tenis, a nivel de seguidores, cuando él se vaya, va a bajar muchísimo. Él apareció y todo se disparó: material, clases, niños que querían jugar… Tenemos que tener muchas más ayudas o esto se acabará. El número 100 de España de tenis tiene que dar clases para optar a jugar torneos de bajo nivel y ganar 600 euros. Es algo terrible. Y miras el 100 de España de fútbol y juega en Primera o en la Premier. Hay una diferencia bárbara. El tenis siempre se mueve por los diez primeros. Ellos lo mueven todo y mueven el interés en su países. Si no hay un español ahí...

A continuación