Nadal no falla, Bautista tampoco y España espera rival en cuartos de la Copa Davis

El balear suma 26 victorias consecutivas y ganó el punto definitivo ante Croacia para sumar dos de dos en la fase grupos. 3-0 con el dobles.

David Vinuesa (Caja Mágica)

Rafa Nadal en la Copa Davis es sinónimo de victoria y no sólo por ser el número 1 del mundo o por tener en su sala de trofeos más títulos de los que cualquier mortal soñaría tener, sino porque Rafa cuando salta a la pista sale a morder y si es por España, aparte de morder, ruge. Es un león enjaulado que sale hace su trabajo y se vuelve a casa a descansar para volver a morder al día siguiente. Todo ello hasta ganar la copa. Y lleva haciendo eso desde 2004. Ahí debutó y perdió el único choque de su carrera en la Davis en la que no levantó los brazos al final del mismo. A partir de ahí, 26 victorias consecutivas.

Récord de Nadal aparte, si en el debut de España ante Rusia, los nuestros sufrieron de lo lindo ante Khachanov y Rublev, nada de eso sucedió frente a los croatas. La victoria local se antojaba fácil desde que una hora antes del inicio, el capitán croata anunció que Coric no iba a jugar ni uno solo de los individuales. En su lugar jugaron Gojo ante Nadal y Roberto Bautista frente a Mektic, es decir, el plan B.

La tarde arrancó con una victoria de paseíllo triunfal de Bautista (6-1 y 6-3), que se quitó la espina de la derrota ante Rublev doblegando a uno de los doblistas croatas. Sí, doblista, han leído bien. La decisión fue tan sorprendente para los españoles como para el público que asistió a la Caja Mágica. Croacia, aún no se sabe por qué, le otorgó ese caramelo a Roberto y el número nueve del mundo se lo comió sin vacilar.

Después de Bautista, Nadal, que sin jugar un gran partido, ganó sin apenas poner el pie sobre el acelerador. Rafa en este tipo de partidos tan sencillos acelera en los tiempos que él decide imprimirle al encuentro y además lo hace sin despistarse. ¿Resultado? Acelerón en el primer set y 6-4. Acelerón en el segundo y 6-3. El manacorí se ve con tanta confianza que jugó después el dobles con Granollers y también lo ganó.

Ahora España deberá esperar para conocer a su rival en cuartos de final. El nuevo enemigo saldrá de las dos segundas de grupo que tengan mejores resultados. Ojo a Rusia que puede volver a aparecer en cuartos y tampoco pierdan de vista el duelo de mañana entre Francia y Serbia. ¿Se imaginan un Djokovic-Nadal en cuartos? Pues sí, puede pasar perfectamente. Este jueves, el desenlace final.

A continuación