Un 'warning' por orinar en un bote de pelotas de tenis

Granollers y Cuevas fueron sancionados por orinar en un bote de tenis. El tenista español lo niega.

Sergio Valentín

Un juez de silla puede sancionar a un tenista con un 'warning' por varios motivos. Hay muchas razones y variadas. Y sino, que se lo digan a la pareja formada por el español Marcel Granollers y el uruguayo Pablo Cuevas que este lunes fueron sancionados por orinar dentro de un bote de pelotas de tenis.

La polémica, que puede verse en el vídeo grabado por un aficionado, se produjo este lunes en la pista número siete de Wimbledon, donde disputaban el partido de tercera ronda del dobles masculino ante el británico Marray y el canadiense Shamasdin. El partido estaba en su recta final después de cuatro horas. Empate a dos sets y en el quinto y definitivo, 9 a 8 en contra de Granollers y de Cuevas, a quien le tocaba sacar. En ese instante, el uruguayo pidió a la jueza francesa Aurélie Tourte ir al servicio pero esta le negó dicha petición al haber utilizado los dos parones que tiene cada pareja para ir al baño.

Tras la negativa de la jueza, Cuevas le hizo una de las preguntas más raras que haya podido escuchar. "¿Puedo hacerlo en el bote?", le consultó según cuenta Granollers. Tourte le dijo que no, pero Cuevas no podía aguantar más tiempo. Al siguiente cambio de turno, el uruguayo se puso una toalla por encima de las piernas, Granollers le puso otra e intentó orinar en el bote. La jueza se dio cuenta, le insistió en su negativa y, justo antes de reanudarse el partido, les castigó con un warning.

"Yo le dije a Pablo: 'Olvídate, no discutas, que sacamos nosotros y llevamos aquí cuatro horas, y necesitamos concentrarnos'. Intentó mear pero desistió", cuenta Granollers a EFE. Con 13 a 12 en el marcador, Cuevas perdió los nervios y tras una doble falta, mandó una pelota fuera de un raquetazo y recibió un segundo warning. Esto implicaba un punto en contra y les situaba al borde de la eliminación al estar 0-40 con tres bolas de partido para la pareja rival. Fue entonces cuando el español y el uruguayo estallaron contra la juez iniciándose una fuerte discusión.

La acalorada pelea provocó la llegada del supervisor. "Pedimos que viniera el supervisor para decirle que el primer warning no era por algo que había sucedido, sino por algo que ella había imaginado", cuenta Granollers. Mientras, los aficionados presentes, silbaban la escena. "El supervisor no quiso tomar ninguna decisión y nosotros defendimos nuestra postura durante cinco minutos. Yo jamás lancé un bote de bolas a la jueza, como he visto publicado por ahí", se defiende.

Cuevas y Granollers no salvaron las tres bolas de partido y cayeron eliminados en un encuentro que se recordará por el intentó de Pablo de orinar en el bote de pelotas de tenis.

A continuación