Delonte West, exjugador de la NBA, arrestado y fuera de sí: "Soy Jesucristo y mejor que Jordan y Lebron"

El exjugador de la NBA, entre 2004 y 2012, fue arrestado tras golpear las puertas de una comisaría de policía en Florida.

Libertad Digital

Delonte West se hunde en los infiernos. El que fuera un jugador destacable de la NBA durante ocho temporadas, ha vuelto a ser arrestado por la policía de Florida tras aporrear las puertas de la comisaría de Boynton Beach. El exbase de los Mavericks y los Celtics de fue esposado entre cuatro agentes en el aparcamiento mientras gritaba que era "Jesucristo".

"Soy Jesús y tú eres un pecador ahora mismo. Con lo que estás haciendo estás perdiendo tus opciones de ir al cielo. Vine aquí para salvaros", comenzó a gritar West, que también presumió de ser el presidente de los Estados Unidos. Según TMZ, que ha tenido acceso al vídeo de la detención, el de Washington DC, que estaba ebrio, portaba una botella de cerveza y otra de vodka cuando fue detenido.

Además de los comentarios religiosos, West también ensalzó su carrera deportiva, llegando incluso a decir que había sido "mejor que LeBron James y mejor que Michael Jordan". "He sido el mejor negro que ha jugado a cualquier deporte", sentenció entre varios insultos a los agentes antes de ser introducido a la fuerza en un coche policial.

En la última década, West ha protagonizado diversas capítulos dramáticos relacionados con las drogas y el alcohol. Ya en su época de jugador padecía un trastorno bipolar y después de retirarse se le llegó a ver incluso pidiendo en la calle o recibiendo una paliza en vídeo publicados en Internet. En 2008 fue condenado a arresto domiciliario y 40 horas de servicio a la comunidad tras ser detenido por la policía en posesión de tres armas.

En febrero de 2016, trascendieron unas imágenes suyas en un muy mal estado con una bata de hospital, y en junio de ese mismo año se le vio mendigando por Temple Hills, en Maryland. Después de ese triste capítulo, Mark Cuban, empresario dueño de los Dallas Mavericks, le recogió de la calle y le pagó un tratamiento de rehabilitación. La franquicia texana fue el último destino en la NBA de West, que anteriormente había jugado en los Boston Celtics, los Seattle Supersonics y los Cleveland Cavaliers, donde compartió equipo con Lebron James.

A continuación