Adam Silver plantea reducir el número de partidos en la NBA y jugar "pequeños torneos"

El descenso en audiencia y pérdida de popularidad del fin de semana de las estrellas ha llevado a la NBA a buscar posibles soluciones.

J.R.P

Stan Van Gundy puso el grito en el cielo hace escasas semanas con una dura crítica hacia el All Star. Nada más ponerse punto y final al fin de semana de las estrellas, con los resultados tanto deportivos como de audiencias en la mano, se pudo atisbar los bajones de rendimiento que tan buenos resultados dieron en campañas anteriores.

"Puedes ser un jugador de tercera división universitaria, como era yo, y ser el MVP de un All Star [...] Llega este partido y tiran 160 triples... es vergonzoso. Vergonzoso. Los jugadores no quieren estar ahí. Adam Silver dijo que había que arreglarlo y no se ha arreglado nada", espetaba Van Gundy, uno de los entrenadores más conocidos de la Liga.

Ahora, Adam Silver, jefe del comisionado de la NBA, se ha pronunciado sobre el evento. "Le hemos puesto un pendiente a un cerdo", aseguró. Éstas declaraciones dan la razón a Van Gundy y admite que, simplemente con cambiar las normas a la hora de hacer los equipos (dos capitanes y eligiendo por turnos quién conformará cada equipo), no es suficiente. En temas de audiencia ha sido uno de los peores registros desde 2010 y casi igualado con el 1990 que ostenta el récord de peor share.

¿Qué soluciones proponen en caso de que se termine eliminando el All Star? Silver está plateando al resto de NBA una reducción de partidos, cercana al 15/20%, hasta dejar la temporada regular en torno a los 70 encuentros. Para compensar esa diferencia, se crearían uno o varios pequeños eventos cuya fuente de inspiración llegaría directamente desde Europa (Copa del Rey, por ejemplo).

Todo esto tiene una clara ventaja: mayor disfrute para el aficionado y, ojo, no únicamente el norteamericano, porque podrían llevar esos pequeños torneos a otros puntos del globo, expandiendo –aún más– la marca NBA a nivel global. Ésto último confirmado por el propio Silver. La contrapartida, sin embargo, llega con lo económico. Son 12 partidos menos los que se disputan y eso, a la larga, acabaría afectando de diferente manera a cada una de las franquicias de la NBA con la consecuente disminución en los ingresos que generan.

A continuación