La NBA firma el contrato televisivo más importante de su historia

Los nueve años de contrato con las cadenas TNT, ABC y ESPN disparará los ingresos de la liga de 930 a más de 2.500 millones de dólares por campaña.

Libertad Digital

La NBA sigue demostrando por qué es la mejor competición del mundo del deporte. Tras la firma de su último contrato televisivo, la poderosa liga estadounidense de baloncesto, que se verá a través de las cadenas TNT, ABC y ESPN, pasará a ingresar más de 2.500 millones de dólares por campaña, a partir de la temporada 2016/17, en lugar de los 930 millones que recaudaba hasta la fecha.

De esta forma, la NBA ingresará en torno a 24.000 millones de dólares en los nueve años que durará el acuerdo, según adelantaron los diarios The New York Times y Wall Street Journal.

Y es que, mientras en España la ACB prácticamente regala sus derechos a Televisión Española, que apenas paga algo por la Copa del Rey, el "producto" baloncesto al otro lado del Atlántico no para de crecer.

Como reconoció Adam Silver, comisionado de la NBA, en una nota de prensa, "con estos nuevos acuerdos, los aficionados se beneficiarán de una espectacular cobertura y programación ofrecida por ABC, ESPN, TNT, NBA TV y sus plataformas digitales".

Esta era una noticia muy esperada en el seno de la liga. De hecho, el gran movimiento del pasado verano, el retorno de LeBron James a los Cleveland Cavaliers de su estado natal, Ohio, fue a través de un acuerdo por dos temporadas (una más otra opcional), pensando precisamente en poder renovar por mucho más dinero cuanto el nuevo convenio televisivo esté en funcionamiento, dado que al aumentar los ingresos de la liga, el límite salarial será mayor.

Otra de las grandes estrellas que ha firmado este verano, Carmelo Anthony -finalmente renovó por los Knicks de Nueva York-, estuvo bastante menos avezado, y finalmente renovó por cinco temporadas por la franquicia de la Gran Manzana, reduciendo considerablemente sus opciones de poder ganar mucho más dinero en su siguiente contrato, toda vez que su relación actual con los Knicks expirará cuando Melo tenga ya 35 años.

A continuación