Van Aert vs Van der Poel: la eterna rivalidad entre dos ciclistas sobrehumanos

Ambos ciclistas llevan compitiendo el uno contra el otro desde las categorías inferiores de ciclocrós.

Víctor Garcés

Las grandes rivalidades escriben la historia del deporte. Federer y Nadal en las pistas, Messi y Cristiano en el césped, Prost y Senna en el asfalto o Karpov y Kasparov en los tableros. La carretera y el barro también soportan una rivalidad entre dos deportistas que no conocen el significado de la palabra descanso.

Mathieu van der Poel (26) y Wout van Aert (27), son dos de los favoritos cada año en las Clásicas del ciclismo en ruta, esas carreras que solo duran un día pero cuya exigencia es tal, que muchos la empiezan y son solo unos pocos los capacitados para ganarla. Su año se resume en: competir durante nueve meses (febrero a octubre) por la victoria en las pruebas del UCI WorldTour en ciclismo en ruta, y cuando éste termina, se bajan al barro para seguir dominando el campeonato de ciclocrós (octubre a febrero). No descansan, ambos cierran la temporada de ruta y se ponen manos a la obra para preparar la de ciclocrós. Siempre empiezan la competición tres meses después que los demás corredores y siempre acaba uno de los dos ganando el campeonato.

Aunque son titanes y auténticos referentes del ciclismo en carretera, la de Van der Poel y Van Aert es una rivalidad forjada en el barro. Neerlandés y belga respectivamente, nacidos en 1995, con 8 meses de diferencia. Criados en base a la misma filosofía: no rendirse nunca. Se conocieron en cadetes y desde entonces no han parado de tragar barro intentando superar el uno al otro. ¿El resultado? Llevan siete años repartiéndose los campeonatos del mundo de ciclocrós, Van der Poel atesora cuatro y Van Aert tres, de momento.

2612-van-aert-van-der-poel.jpg

Dos ciclistas criados para dominar el mundo, y en cualquier modalidad. Dos corredores que se conocen a la perfección. Dos campeones que se admiran, se respetan, y se retroalimentan para ser mejores. Dos niños que supieron exprimir su talento y a los que el fango se les ha empezado a quedar pequeño y se han empeñado en trasladar sus desafíos a la carretera. El ciclismo está de suerte con dos profesionales como ellos.

Ambos despiertan pasiones y odios en la misma medida. En un ciclismo profesional cada vez más robotizado, donde la preparación se calcula al milímetro y donde el control de los equipos es muy serio, es innegable que la irrupción de estos dos corredores ha dado frescura y atractivo a las carreras, por su talento, ataques y forma de correr. Y también han despertado de nuevo el interés por el ciclismo de muchos aficionados desenganchados desde hace años.

"Nuestra rivalidad trasciende el deporte y eso es genial. nos fortalecemos mutuamente y nos aseguramos de superar los límites de los demás" – Mathieu van der Poel.

Van Aert arrancó en ruta en 2018 y Van der Poel en 2019. En ese año ambos dejaron claro que habían llegado para quedarse. Pero fue en 2020 cuando su rivalidad se dejó ver en un superficie diferente: la carretera. Un marcaje férreo del uno al otro y viceversa les hizo perder la Gante-Wevelgem. Una y no más. Van Aert pintó de rojo las clásicas, además de ganar 2 etapas en el Tour, y se hizo con Strade-Bianche y su primer Monumento: Milán-San Remo. La respuesta de Van der Poel fue ganarle en Flandes en un sprint que forma parte ya de la historia. Una historia que no ha hecho más que empezar.

El rendimiento de ambos en 2021

Cierto es que, por números y rendimiento global a lo largo de una temporada, Van Aert es superior a Van der Poel en carretera, y en ciclocrós el dominador es Van der Poel. Pero la diferencia de rendimiento y victorias entre uno y otro se ha igualado en la última temporada, tal y como sucedía cuando comenzaron a correr carreras élites de ciclocrós hace 6 años.

Las últimas temporadas dan como resultado un mejor balance para Van Aert en carretera y para Van der Poel en ciclocrós. Sin embargo, el primero ha conseguido mejorar su rendimiento en ciclocrós en la última campaña y el holandés está haciendo lo propio en la presente temporada de carretera.

Sumando ciclocrós y carretera, Van der Poel se muestra superior, pero Van Aert es un corredor de carretera más sólido y polivalente, capaz de ganar en clásicas, etapas de grandes vueltas, sprints, contrarrelojes individuales, etc. El corredor tulipán, sin embargo, no ha demostrado esas cosas, centrando sus mejores actuaciones en pruebas de un día.

Las estadísticas no sirven para determinar quién es mejor, pero sí son orientativas sobre el nivel real de cada ciclista. Y en el caso Van der Poel y Van Aert, confirman, que son ciclistas sobrehumanos, tanto en la carretera como en barro.

A continuación