Polémica en Tokio 2020 con Laurel Hubbard, la primera transexual olímpica

La neozelandesa ha decidido no atender a los medios para evitar polémicas.

Libertad Digital

Laurel Hubbard, anteriormente Gavin Hubbard, hará historia siendo la primera atleta transexual que participará en unos Juegos Olímpicos. Lo hará en Tokio buscando una medalla en la disciplina de levantamiento de pesas. Concretamente en la categoría más alta (+ 87 kilos). Además Laurel será una de las más veteranas del torneo y de su disciplina compitiendo con 43 años.

"Me siento agradecida y honrada por la amabilidad y el apoyo que me han dado tantos neozelandeses", señaló la propia Hubbard en un comunicado emitido por el Comité Olímpico de Nueva Zelanda. Ella por el momento se mantiene al margen y no quiere atender a la prensa para evitar alimentar más el debate.

Hubbard ha tomado la decisión de alejarse de los focos y de las entrevistas e instalarse en una doble burbuja. Ni atenderá a los medios ni saldrá de la Villa Olímpica. Pero la polémica la perseguirá igualmente ya que, por ejemplo, su elección por Nueva Zelanda ha dejado sin participación en Tokio a su compatriota, Nimi Manumua, de 21 años.

Por otro lado han hablado sus rivales, como por ejemplo Anna Van Bellinghen, que no ha dudado en quejarse: "Cualquiera que haya entrenado levantamiento de pesas a un alto nivel sabe que es injusto. Esta situación en particular es injusta para el deporte y los deportistas. Es una broma de mal gusto".

Hay que recordar que Laurel dejó de ser Gavin a los 35 años y fue seleccionada tras un complejo proceso hormonal. El Comité Olímpico Internacional se defiende alegando que superó y cumplió todos los criterios para llegar a Tokio 2020. Desde 2015 se permite a deportistas en transición al sexo femenino ser de la partida "siempre y cuando sus niveles de testosterona estén por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses antes de la competición".

A continuación