Coronavirus: el pádel español clama contra el Gobierno por la desescalada del confinamiento

"Abrir para jugar uno contra uno sale a pérdidas", advierte José Luis Amoroto, presidente de la federación madrileña.

G.D.

Dramática situación a la que se enfrenta el pádel español debido a la crisis del coronavirus y a las medidas que está tomando el Gobierno de Pedro Sánchez para la desescalada del confinamiento, muy perjudiciales en este caso para el deporte de la pala.

Y es que el protocolo del Ministerio de Sanidad sobre la vuelta a la actividad deportiva, elaborado conjuntamente con el Consejo Superior de Deportes (CSD), es muy claro al respecto en el deporte del pádel: sólo pueden jugar dos contra dos cuando se haya alcanzado la Fase 3 del desconfinamiento.

Superada la Fase 0, es en la 1 cuando el pádel puede volver a reabrir sus pistas, pero sólo en la modalidad de uno contra uno. Una situación que se prolongará hasta la Fase 2. Una variante válida para los entrenamientos y las denominadas pachangas que, si bien le podrían servir en un momento dado a algunos jugadores profesionales —básicamente para no perder el toque y la forma, aunque obviamente no es lo mismo que jugar al lado de la pareja habitual—, no así a los empresarios y propietarios.

"Abrir para jugar uno contra uno sale a pérdidas. Hay clubes que han abierto y que van a dejar de hacerlo", asegura en este sentido José Luis Amoroto, presidente de la Federación Madrileña de Pádel (FMP), en declaraciones al diario ABC.

Ante esta situación, la Federación Española de Pádel (FEP), que preside Alfredo Garbisu, ha enviado una carta al Consejo Superior de Deportes (CSD), con copia al Ministerio de Sanidad, donde pide la vuelta a la práctica de la disciplina en la modalidad habitual de juego, con dos parejas de jugadores.

"En el escrito se argumenta la vuelta en base a una serie de criterios lógicos, como la superficie de juego, 200 metros cuadrados para 4 jugadores y 100 m2 por pareja; la puesta en práctica de un protocolo ideado para asegurar las máximas condiciones higiénicas para los deportistas, el escaso contacto entre los miembros de la pareja, manteniendo en prácticamente la mayoría del juego una distancia muy superior a 2 metros entre sus componentes", ha explicado la FEP en un comunicado

"Auténtico quebranto económico"

Aparte de los motivos meramente deportivos, también argumenta que su regreso en la Fase 2 del plan de desescalada "es de vital importancia en el ámbito económico". "Más de 1.200 clubes federados, más otros muchos sin federar, están sufriendo un auténtico quebranto económico, que puede llevar al cierre de muchos de ellos, estimándose en un 30% el posible cierre de instalaciones deportivas y clubes", destaca la federación nacional en su misiva.

"Si no hay cambio de criterio para la Fase 2 muchas empresas y familias dependientes de estos negocios van a sufrir la falta de ingresos y una situación muy crítica. Es necesario que el pádel pueda entrar en la Fase 2 en plena actividad, si no las consecuencias van a resultar irreparables para nuestro deporte", alerta la FEP.

En la misma línea se ha expresado José Luis Amoroto en una carta dirigida a Alberto Álvarez Filgueira, director General de Infraestructuras y Programas de la Actividad Física y Deporte de la Comunidad de Madrid, que recoge el diario El Mundo.

"Que en la Fase 1 el pádel va a tener que disputarse individualmente no plantea ya ninguna duda. Otra cosa es que para la siguiente Fase 2 se intente mantener esa opción y no se pueda pasar al estado natural de nuestro deporte, que no es otro que poder jugar dos jugadores en pareja contra otros dos", reza la misiva para añadir que "si esto se mantuviera durante la Fase 2 el drama sería total, dado que hay muchas familias (dueños, gerentes, empleados, servicio de restauración, monitores…) que dependen del funcionamiento de esas instalaciones", asegura.

Los jugadores también alzan la voz

Además de las distintas entidades deportivas, también los profesionales del pádel lamentan la situación que vive su deporte, como es el caso de jugadores de la talla de Paquito Navarro, Juan Lebrón, Marta Marrero, Alejandra Salazar o Carolina Navarro.

Según informa El Mundo, Marrero, Salazar y Navarro publicaban una carta abierta donde expresaban su malestar por no poder jugar por parejas hasta llegar a la Fase 3. "Hoy todos los que amamos el pádel estamos unidos frente a la injusticia con la que se está tratando a nuestro deporte, practicado por más de cuatro millones de jugadores", comenzaba el escrito.

"¿Qué riesgo corremos tomando las oportunas precauciones? Mucho menos que sentándonos en una terraza de las mismas medidas con mucha más gente o yendo a correr a la calle", alegaban estas tres jugadoras, antes de concluir que, a su parecer, el pádel es "un deporte de riesgo bajo".

Asimismo, Paquito Navarro y Juan Lebrón, los dos primeros clasificados del ranking mundial (World Padel Tour,) compartieron en sus redes sociales la etiqueta #EnElPadelSíHayDistancia y un vídeo encabezado por el argentino Juan Martín Díaz, excompañero de Fernando Belasteguín, con quien dominó el circuito durante 13 temporadas consecutivas.

A continuación