La Copa Intercontinental de rugby, cada vez más cerca

El presidente de la Federación Francesa de Rugby, Bernard Laporte, solicita a World Rugby la creación de una Copa Mundial de Clubes.

A. O'Mullony

El reciente aplazamiento de las finales europeas de rugby, previsiblemente hasta otoño, abría la puerta a la celebración de una Copa Intercontinental —'interhemisférica' es el término exacto—, largamente anhelada por aficionados y profesionales a norte y sur del ecuador.

Días después de la decisión obligada, el debate es público e institucional. Este lunes, el presidente de la Federación Francesa de Rugby, Bernard Laporte, solicitó a World Rugby la creación de una Copa Mundial de Clubes para reemplazar la Champions Cup europea. En respuesta, European Professional Club Rugby (EPCR) emitió un comunicado mediante el cual reconoce haber tratado la realización de una competición mundial de clubes de rugby cada cuatro años que "complementaría" su torneo insignia y la Challenge Cup, sin llegar a remplazarlos.

Según el texto, EPCR "ha tomado nota de lo publicado en los medios sobre una propuesta para una Copa Mundial de Clubes anual". Más que eso, parece que la ocasión traída por la simultaneidad de fechas en ambos hemisferios también ha llamado la atención del gobierno del rugby europeo: "Ya se han producido discusiones a nivel oficial entre EPCR y sus miembros sobre un torneo mundial de clubes (...) Se está trabajando en posibles formatos con un enfoque colaborativo y asuntos de bienestar del jugador en primer plano".

Aunque, según finaliza el mensaje de EPCR, su "concentración está en tratar de reprogramar las fases eliminatorias de los torneos de esta temporada, sujetos a las directivas de autoridades nacionales y locales ", la posibilidad existe. El debate es real. Lo que hasta hace unos días era impensable por las características de un calendario mundial fijo, determinado por la tradición y las estaciones, ahora resulta una forma inmejorable de hacer de la necesidad virtud.

A continuación