¿Dónde está el límite del ser humano? 250 kilómetros sin ninguna ayuda en pleno Sahara

En pleno desierto del Sahara, lo participantes tienen que recorrer 250 kilómetros en seis días. 50 grados, sin ayuda y con agua caliente.

Sergio Valentín

El Maratón des Sables es una de las carreras más exigentes y duras del mundo. En esta edición, el 7% de los participantes no consiguieron llegar a meta. La fatiga, un golpe de calor y la deshidratación son los motivos principales por los que los atletas abandonan antes de tiempo. "Si terminas la carrera, ya puedes estar contenta", nos cuenta para esRadio y LIbertad Digital Laia Díez, española que ha terminado en la octava posición en la categoría de mujeres.

Laia acaba de llegar de Marruecos donde ha logrado recorrer 250 kilómetros en seis días. En la primera etapa, 30 kilómetros. En la segunda, 40. En la tercera, 30. En la cuarta, 90. El quinto día 42 y en el último día, una etapa solidaria, sin cronometrar, de 10 kilómetros. El mérito de esta carrera no está solamente en el cuánto, sino en el cómo. Las condiciones hacen de la Maratón des Sables una carrera temible. Esta distancia se realiza en pleno desierto de arena y piedras en el Sahara a unos 50º de temperatura y sin ningún tipo de ayuda.

alexis.jpg
Etapa de la Maraton des Sables

El corredor es autosuficiente. "Todo lo que necesitas lo llevas tú en una mochila de entre 7 y 15 kilos. Comida, ropa, manta y saco para dormir... sólo tenemos una ayuda, las botellas de agua. Nos dan un poco de agua para comer, lavarte y beber, pero está calientes", explica Laia. Recorren hasta 90 kilómetros en un día, en pleno desierto, con una mochila de hasta 15 kilos, sin ninguna sombra y el agua que beben, encima, está caliente. "Están ahí tiradas en la arena, sin hielo...", afirma Laia. Ahora lo dice casi riéndose, pero cuando lo sufría no debía estar tan contenta.

Por las noches, los corredores hacen piña en torno al fuego para recuperar fuerzas. Laia destaca el buen ambiente que hay entre los, más o menos, 1.200 participantes. Suelen ganar africanos pero en esta edición, en la categoría femenina, terminó en primera posición una sueca afincada en Londres. La adaptación y preparación es fundamental y muchos deben tirar de ingenio. Laia, residente en Cataluña, "entrena con 3 o 4 camisetas térmicas en la playa de Barcelona, con bolsas encima y en una sauna. Ha sido difícil pero divertido", afirma.

hqdefault.jpg
A continuación