La brutal agresión a sangre fría que avergüenza al Mundial de Rugby

Sean O'Brien tan sólo necesitó 30 segundos para cumplir su particular venganza contra Pascal Papé por lesionar a un compañero en el Seis Naciones.

Libertad Digital

En el rugby la venganza se sirve en plato frío y sobre la hierba. El jugador de Irlanda Sean O'Brien asestó el lunes un brutal puñetazo al francés Pascal Papé, en los primeros instantes del último duelo del grupo A.

La acción no conllevó ninguna sanción reglamentaria puesto que no fue vista por el árbitro del partido. En las imágenes grabadas en vídeo puede verse como la mole irlandesa se cruza hombro con hombro con su rival y, sin previo aviso, le golpea con fuerza justo en la boca del estómago. Papé cae al suelo al instante, conmocionado por el impacto.

La acción puede ser considerada una devolución del castigo que el francés golpeado propinó al irlandés en el partido de las Seis Naciones, en el que Papé lesionó al irlandés Heaslip de un rodillazo en la espalda.

Paradójicamente, el agresor fue considerado el mejor jugador del partido pese a este ataque. Francia fue derrotada 24-9 por lo que tendrá que vérselas con los All Blacks.

A continuación