2014, el año del deporte femenino

Numerosos éxitos de las mujeres tanto a nivel individual como colectivo.

Dani Ortín

Mireia Belmonte, Carolina Marín, el equipo de balonmano, o el de waterpolo. Son sólo algunas de las representantes españoles que han llevado al deporte femenino a lo más alto en este 2014. Por fortuna no son todas, aunque sí las más destacados. Porque este 2014 con la Décima, la Liga del Atlético o el Mundial de Brasil, ha destacado por los éxitos femeninos.

Mireia Belmonte y sus récords mundiales

El nombre que destaca por encima de todos es el de Mireia Belmonte. Ya es la mejor nadadora de la historia, pero este año la catalana se ha salido del mapa con 10 medallas, entre ellas, seis oros, más dos platas y dos bronces, además de tres récords mundiales. Seis de esas medallas (dos de cada) fueron en los Europeos de Berlín en agosto. Luego, a principios de diciembre cerró su glorioso 2014 con dos récords del mundo en el Campeonato del Mundo de Piscina Corta en Qatar, además de cuatros oros. Y dos de esos récords en apenas una hora de diferencia, y en dos estilos diferentes, en 200 mariposa y 400 estilos.

Pero no es la única española que ha brillado en el agua. También las chicas de la sincronizada (un clásico ya) consiguieron en Berlín cuatro medallas, dos platas y dos bronces. Y junto a ellas, destacar a Judit Ignacio, con oro en 200 mariposas; y Duane da Rocha, oro en 200 espaldas, más el bronce de Jessica Vall en 200 braza. En total, 13 medallas...y las trece de chicas.

Las guerreras en Budapest

Y siguiendo con el agua, las subcampeonas olímpicas de waterpolo, las chicas de Miki Oca, volvieron a asombrar cosechando en esta ocasión el oro europeo en Budapest ante Holanda (10-5). Ya fueron campeonas mundiales en el 2013, pero ahora cierran el círculo demostrando que lo de los años anteriores no era broma. A ellas las conocemos como las guerreras. Pero no son las únicas.

Porque en balonmano también hay unas guerreras, que acaban de conseguir la plata europea, y también en Budapest. Contra todo pronóstico consiguieron llegar a la final, eliminando en semifinales a Montenegro y consumando una venganza que venía de los Juegos Olímpicos. Pero ante Noruega, y a pesar de ir ganando por cinco de diferencia, las de Jorge Dueñas cayeron por tres tantos. Pero consiguieron, igual que las chicas de waterpolo, congregar a millones de personas frente al televisor.

Sólo Estados Unidos frenó a las nuestras

Y de una plata, a otra. Pero ésta mundial y en baloncesto. Sólo las todopoderosas estadounidenses apearon a las chicas de Lucas Mondelo de conseguir el cetro mundial en Turquía. Invictas todo el torneo, sólo la WNBA les bajó del sueño, por 66 a 77.

También destaca el éxito cosechado por las chicas de gimnasia rítmica que revalidaron en agosto el título mundial en la modalidad de mazas.

La gran sorpresa de Carolina Marín en bádminton

Pero para sorpresa, la de Carolina Marín. Pocos esperaban una proeza como la de esta onubense, imponiéndose en un deporte eminentemente asiático como es el bádminton. A final de agosto, esta joven de Huelva se impuso a la china Li Xuerui. Fue la primera no asiática en ganar este título desde 1999.

Y por supuesto, mujeres que año tras año aparecen entre las mejores del mundo, como Ruth Beitia, Marina Alabau o Vero Boquete. La cántabra se coronó como campeona de Europa de salto de altura. Y eso que se quería retirar. La sevillana, por su parte, volvió a dejar a la vela en buen lugar. Y después de su regreso tras ser madre, conquistó la medalla de plata en la clase RSX (windsurf) en los mundiales disputados en Santander.

Mientras que la gallega ha aparecido en la lista del Balón de Oro femenino dentro de las diez mejores jugadoras del mundo. Fue finalista de Champions con su equipo, el Tyresö sueco; ha llegado a semifinales de la liga americana con el Portland Thorns; y ha liderado la clasificación de la selección española para un Mundial que las de Ignacio Quereda disputarán por primera vez en su historia.

Y todo ello lo consiguen estas chicas con apoyos menores a nivel deportivo y económico. Muchas son conocidas como guerreras por ese espíritu que les lleva a seguir peleando a pesar de las dificultades que tienen que superar para poder pelear contras otras deportistas de otros países donde el deporte femenino tiene un base más trabajada y con mayor presupuesto. Desde el 'amateurismo' en muchos caso, los éxitos femeninos del deporte han hecho que este 2014 sea de ellas.

A continuación