Michael Phelps deja la natación para recuperarse de sus problemas con el alcohol

El nadador de Baltimore doblaba el límite de velocidad y conducía bajo los efectos del alcohol.

Dani Ortín

Después de haber ganado 18 medallas olímpicas -el que más-, y haber regresado a la competición tras dos de años retirado, el nadador estadounidense Michael Phelps ha anunciado que deja de nuevo la natación para seguir un programa de rehabilitación debido a sus problemas con el alcohol.

Unos problemas que le llevaron el pasado 29 de septiembre a ser detenido tras conducir en estado ebrio y casi doblar el límite de velocidad, a 135 kilómetros por hora en una zona limitada a 70.

Por esta razón, el Tiburón de Baltimore ha anunciado en su cuenta de twitter que deja a un lado la natación para superar sus problemas: "Los últimos días han sido extremadamente difíciles. Reconozco que no es mi primer error de juicio y estoy muy decepcionado conmigo mismo".

Y ha continuado explicando: "Me voy a tomar un tiempo fuera para asistir a un programa que me ayudará a comprenderme mejor. La natación es una gran parte de mi vida, pero ahora mismo necesito enfocar mi atención en mi como individuo y hacer el trabajo necesario para para aprender de esta experiencia y tomar mejores decisiones en el futuro".

Con esta decisión, el nadador estadounidense, el mejor de la historia, tratará de reconducir su carrera. De hecho, no es la primera vez que le ocurre un hecho similar. Con 19 años, hace 10, ya fue detenido por conducir también bajo los efectos del alcohol, y fue condenado a 18 meses de libertad condicional.

A continuación