El irlandés Dan Martin gana en Lombardía y Valverde acaba segundo

El triunfo del ciclista irlandés fue una sorpresa, atacando a 700 metros de meta, mientras todos los favoritos se vigilaban.

LD/ Efe

El irlandés Dani Martin, del equipo Garmin Sharp, se adjudicó la clásica italiana Il Lombardía, el último "monumento" de la temporada ciclista europea, con salida en Como y meta en Bérgamo, de 254 kilómetros de recorrido.

La prueba, que junto a la París-Roubaix, la Lieja-Bastoña-Lieja, la Amstel Gold y la Milán-San Remo forma parte de las cinco grandes clásicas del ciclismo mundial, se decidió gracias a un ataque en los metros finales del irlandés del Garmin.

La segunda posición fue para el español Alejandro Valverde (Movistar), que pasa a ser el nuevo líder de la clasificación World Tour, y la tercera para el portugués Rui Costa (Lampre), que por primera vez lució la camiseta oficial del Lampre, ya que durante toda la temporada vistió la arcoíris de campeón del mundo de 2013.

El español Joaquím Rodríguez (Katusha) no tuvo su mejor día, cuando aspiraba a convertirse en el primer corredor que encadenaba tres victorias seguidas en esta carrera desde que Fausto Coppi culminó su racha de cuatro en 1949.

Ataque inteligente de Martin

Dani Martin no entraba en los pronósticos de candidatos al triunfo. Las apuestas eran de color español, para Alberto Contador, Alejandro Valverde y Joaquím Rodríguez.

Alejandro Valverde, al igual que le ocurrió hace una semana en el Mundial de fondo en carretera, no estuvo fino en los metros finales y, en lugar de coger la batuta, se limitó a controlar a otros corredores como Rui Costa, lo que aprovechó Dani Martin para cruzar en primera posición la línea de meta.

La escapada del día se formó en el kilómetro 30, con Tiziano Dall'Antonia, Francesco Gavazzi, Jeremy Roy, Jan Polanc, Andrea Fedi, Guillemois, Paul Voss, Sergio Paulinho, Mathias Brandle, Angelo Pagani y Esteban Chaves.

Su ventaja máxima rozó los nueve minutos, a falta de 160 km, momento en el que el Tinkoff-Saxo de Alberto Contador empezó a tirar y la diferencia se fue reduciendo.

En el alto del Pasta, a unos cien kilómetros de la línea de meta, la situación no cambió y el pelotón, comandado, principalmente, por el Tinkoff Saxo y el Katusha, seguía reduciendo diferencias.

Tras el Pasta, llegó el Gallo, un puerto corto, pero con desniveles del seis y diez por ciento. Todo seguía igual, pero poco después, camino del Ganda, el coloso del nuevo trazado con nueve kilómetros de ascensión y desniveles que llegan hasta el quince por ciento, en el grupo de escapados se rompió la armonía y en el principal comenzaron a producirse intentos de fuga que no prosperaron.

A unos 70 kilómetros para el final, del grupo de escapados sólo quedaban Polanc, Rubiano Chaves, Fedi, Roy y Paulinho, y del principal saltó el español Amets Txurruka (Caja Rural), que por algunos momentos estuvo a punto de enlazar con los escapados.

La carrera entró en su fase decisiva y el italiano Fedy, Paulinho y Polanc se fueron en busca del triunfo, a unos 30 kilómetros para el final, y a Txurruka lo alcanzaron Ben Hermans, Pieter Weening, Cherel, Roy y Bauke Mollema.

En la parte final, Weening y Hermans pasaron al frente, y hubo ataques continuos que no fructificaron, pues los candidatos al triunfo fueron neutralizando a los corredores que habían protagonizado las escapadas de la jornada.

El campeón del mundo, el polaco Michal Kwiatkowski, se descolgó del grupo y Toni Dumoulin protagonizó una espectacular caída.

En las calles de Bérgamo, el pelotón se agrupó y en el repecho final, a cuatro kilómetros de la meta, con un corto tramo de adoquinado, volvieron los ataques. Primero lo intentó Barguill, luego Tim Wellens, Pellizotti y Rui Costa, sin éxito.

En la recta final, hubo mucho control, especialmente entre Valverde y Rui Costa, en un grupo reducido que se formó en la bajada del repecho, pero Dani Martin atacó a pocos metros y se llevó la victoria en la denominada clásica de las hojas muertas.

Caída de Contador en la última curva

Contador se fue al suelo en la última curva, aunque se levantó, sin consecuencias. Más tarde, en su cuenta de twitter anunciaba que sólo fue un golpe en su rodilla y que con un poco de hielo todo estaba solucionado.

A continuación