El Madrid birla a Simeone a uno de sus analistas y hace añicos el pacto de no agresión con el Atlético

El Madrid, harto de las actitudes del Atlético, da por finiquitado el pacto de no agresión entre ambos.

E.S.A

Las relaciones entre Real Madrid y Atlético de Madrid no atraviesan su mejor momento. El pacto de no agresión que existía entre ambos se ha ido al traste. Un acuerdo verbal con más de tres lustros de vigencia que este verano ha saltado por los aires.

El Madrid, harto de aguantar ciertas actitudes rojiblancas tanto deportivas -el Atlético había 'tocado' antes a varios jugadores de La Fábrica, buscando incluso hacer la treta utilizando clubes puente para ficharlos-, como institucionales -el no pasillo o la polémica pancarta del último derbi en el Metropolitano-, ha dicho basta y ha decidido dar un golpe en la mesa.

Primero fue con el fichaje de una de las grandes perlas del Atlético. El cadete Jesús Fortea cambia la Academia por la Fábrica, algo que dolió mucho en las oficinas del Metropolitano. Intentaron por todos los medios convencer a Fortea para que continuara, incluso con llamada incluida de Gil Marín, pero el jugador tenía claro que su sueño era vestir de blanco.

Es cierto que en el pasado se han producido operaciones en ambas direcciones. Theo Hernández fichó por el Madrid tras abonar 30 millones de euros, 6 más de lo que estipulaba su cláusula de rescisión. En el caso contrario tenemos a Marcos Llorente, que se fue al Atlético por 32 millones de euros. Pero ambas tenían el consentimiento y el visto bueno de los dos clubes. Algo muy diferente con lo que ha ocurrido con Fortea y con un analista de Simeone que ha cambiado de acera. Según adelantó la Cadena Ser, uno de los cinco analistas que trabajan para el cuerpo técnico del primer equipo colchonero se marcha al eterno rival.

Otra operación que ha sentado como un tiro en el Atlético y que confirma lo que era un secreto a voces: el pacto de no agresión entre el Real Madrid y el Atlético es historia.

A continuación