Los pecados de Simeone: el Cholo se carga la mejor versión de Marcos Llorente y minimiza a Joao Félix

El técnico argentino está siendo incapaz de exprimir el enorme talento de su plantilla. Los números de Llorente cantan por sí solos.

Alfredo Somoza

El Atlético de Madrid, con la que posiblemente es la mejor plantilla de su historia, camina de la mano de la mediocridad en la competición liguera. Los rojiblancos son quintos, fuera de los puestos que dan derecho a jugar la Champions League, tras 17 partidos jugados. Si ganan el partido aplazado que tienen que jugar en Los Cármenes contra el Granada superarían al Rayo por dos puntos y se situarían en cuarta posición a un solo partido para terminar la primera vuelta.

Un pobrísimo bagaje para un equipo que fue el que más dinero gastó este verano en fichajes de toda la Liga. Llegaron Rodrigo de Paul -35 millones de euros-, Matheus Cunha -26 millones de euros-, Marcos Paulo -libre- y Antoine Griezmann -cedido por 10 millones de euros con una opción de compra obligatoria de 40 millones en junio-. El juego del equipo es mediocre y los resultados nefastos. Una mezcla que pondría en la picota a cualquier entrenador. ¿A cualquiera? No, Diego Pablo Simeone juega en otra liga y parece contar con crédito ilimitado para la directiva colchonera.

Si el juego colectivo deja mucho que desear, a nivel individual la cosa no mejora. Luis Suárez se ha diluido como un azucarillo. Felipe, en su momento considerado como uno de los mejores centrales de La Liga, no deja de fallar. Hasta Oblak ha perdido su estrella.

Dos de los casos más sangrantes que demuestran que Simeone no está sabiendo exprimir una plantilla llena de talento lo representan Joao Félix y Marcos Llorente. El portugués, un jugador de una calidad descomunal por el que el Atlético hizo la mayor apuesta de su historia -la directiva del Atleti invirtió 126 millones de euros en él, siguiendo el consejo de su agente, Jorge Mendes, que antes de llamar a la puerta de los rojiblancos se pasó, sin suerte, por las oficinas de Valdebebas para ofrecer al mirlo blanco luso-, solo ha marcado un gol en toda la temporada. No es titular y Simeone le ha mandado varios recados en rueda de prensa. Un jugador que ha demostrado que puede diferencial y al que Simeone no ha sabido sacarle brillo. El esquema del Cholo minimiza al máximo sus cualidades. Joao Félix, harto, ha pedido a Mendes que le busque equipo el próximo año si la situación no cambia.

El caso de Marcos Llorente es diferente. Indiscutible para el Cholo, su posición, lateral o carrilero por banda derecha en muchos partidos esta temporada, supone una merma importante de su potencial atacante. La pasada temporada, jugando mucho más cerca del área rival, Marcos acumulaba a estas alturas de temporada, en los diecisiete primeros partidos del campeonato, seis goles y cuatro asistencias. Terminó LaLiga con doce goles y once asistencias. En lo que llevamos de torneo liguero aún no ha marcado y sólo ha dado una asistencia. Una diferencia abismal que refleja el mal momento que atraviesa un equipo lleno de talento al que su técnico, Cholo Simeone, no sabe o no puede sacarle partido a todo su potencial.

A continuación