Los jóvenes, única luz en la oscuridad del Barcelona

Nico, Gavi y Abde son las únicas buenas noticias de un Barça desastroso.

LD/Efe

Sumido en una crisis de juego y resultados, jóvenes como Pablo Paez Gaviria ‘Gavi’, Nico González y Ez Abde iluminan el túnel oscuro en el que se encuentra el Barcelona, eliminado de la Liga de Campeones y cada vez más lejos de la cuarta posición en la Liga.

En el empate contra Osasuna (2-2), los tres jugadores del filial fueron las únicas notas positivas en otro duelo en el que compañeros más experimentados como Frenkie de Jong o Ousmane Dembélé apenas marcaron diferencias.

Los dos goles en El Sadar tuvieron la firma de los tres jóvenes. ‘Gavi’ asistió magistralmente a Nico en el primero, y Abde se inventó un potente disparo tras un centro pasado de Dembélé para transformar el segundo. Ambos se estrenaron como goleadores del primer equipo.

Ante Osasuna, los tres protagonistas parecían veteranos. En lo que va de curso, Nico y ‘Gavi’ se han asentado en la medular y ya han sido titulares en 17 y 20 partidos, respectivamente, con el primer equipo.

La irrupción de Abde es más inesperada. Sergi Barjuán, en los tres partidos que dirigió como técnico interino antes de la llegada de Xavi, ya sorprendió haciéndolo jugar dos ratos ante el Alavés y el Celta.

El técnico egarense recogió el guante de su antecesor y, ante la plaga de lesiones en la delantera y su apuesta por los extremos, dio la alternativa al jugador marroquí contra el Espanyol, el Villarreal, el Betis y el Osasuna.

No dejó escapar el tren el eléctrico delantero y en El Sadar, donde también se estrenaron como goleadores Ilaix Moriba y Ansu Fati, fue el mejor delantero azulgrana. "Xavi me dice que encare y yo encaro", comentaba el delantero marroquí tras el encuentro.

Ninguno de los tres protagonistas en El Sadar supera los 20 años, algo que para Xavi es positivo y, al mismo tiempo, es un problema. "Están marcando la diferencia jugadores de 17, 18 o 19 años. Son jóvenes que darán mucho, pero al mismo tiempo no siempre van a estar a este nivel. Dan el callo y tenemos que exigir más a todos", afirmó tras el punto sumado en el Sadar.

"Exigir más a todos", un mensaje que Xavi, sin dar nombres, envió a algunos jugadores más experimentados que están por debajo de su nivel, salario y expectativas.

Azotado por las lesiones de primeras espadas como Ansu Fati, Pedri y Depay, y con una plantilla descompensada por las urgencias económicas, el Barça depende de la juventud para sobrevivir en un presente que pide resultados inmediatos.

"Es urgente ganar porque sabemos que la situación es crítica", admitió Piqué en Pamplona. No le falta razón al central catalán. Suma el equipo 24 puntos en 16 jornadas y, con un partido menos que sus rivales, tiene la cuarta plaza de LaLiga a cinco puntos.

Porque el Barça actual ya no pugna por el liderato que disfruta el Real Madrid, ahora a 18 puntos, sino que navega desnortado buscando el rumbo que le acerque, por lo menos, a los puestos de la Liga de Campeones.

No jugar el año que viene la máxima competición europea significaría un varapalo -otro más- en las maltrechas arcas del club.

Por ello, tanto Xavi como el presidente Joan Laporta han explicado en los últimos días que el Barça buscará reforzarse en el mercado de invierno, siempre y cuando la economía lo permita.

A la espera de que lleguen regalos en forma de fichajes, el Barcelona tira de la ilusión de los jóvenes para salir de una dinámica peligrosa. El futuro brilla en el presente.

A continuación