El avalista de Laporta deja claro que a Messi le echaron del Barça

José Elías aclara que, además de económica, fue una decisión deportiva.

A. Somoza

José Elías, avalista de Joan Laporta y CEO de Audax Renovables, habló claro en el programa de La Sotana sobre la salida de Lionel Messi del F.C. Barcelona este pasado verano.

Elías deja claro que su salida no solo estuvo motivada por motivos económicos. Fue una decisión de Laporta y su directiva, puramente deportiva, que prefirieron echar al argentino por la puerta de atrás con la excusa de que "era inviable económicamente hablando su continuidad". Lavándose las manos para no ser señalados.

Elías no se mordió la lengua y dejó claro que él hubiera vendido a Messi antes: "Yo lo que dije es que, como culé, como José Elías, si hubiéramos dejado ir a Messi un año antes, hubiéramos sacado algo de dinero. Si hubiéramos cogido 100 millones de euros me hubiera dado con un canto en los dientes. El final de Messi se veía; si no era el año pasado, era este y convertir el Barça en un equipo ganador pasa por hacer un proyecto post Messi. Había que tomar una decisión en algún momento. Messi tiene una edad para no estar en el Barça. Y me dicen: ¿tú qué querías, que se jubilase aquí? Pues no".

El verdadero motivo de la salida de Messi: "Para nada es una cuestión estrictamente económica. Hay tres motivos principales. Es cierto que el Barça tenía unas limitaciones económicas y organizativas. Con el panojal que le tenías que soltar, cómo vas luego a Piqué y le dices que se baje el sueldo. La organización salarial del club era un problema. Había que afrontar unas rebajas salariales difíciles de defender. Tampoco teníamos dinero para pagarle y estábamos haciendo el pino puente hacia atrás para pagarle a plazos, que es lo que están haciendo en París. Te tienes que autoengañar para creer que puede seguir. Al final hay que decidir y deportivamente hay que generar un nuevo equipo y una nueva ilusión y con Messi dentro no podías".

Elías no se corta a la hora de evaluar las lágrimas de Messi el día de su despedida: "Es ley de vida. Y a mí me jodió el día que Messi se piró. Pero yo creo que la gente confundió las lágrimas. Aparte de que mucha gente me decía que yo no renové a Messi, que es la gilipollez más grande en el mundo. Messi no lloraba por no seguir en el Barça, sino que lloraba por una suma de cosas. A Messi se le estaba acabando un ciclo. Y a eso se le suma que ha hecho la vida en Barcelona".

A continuación