¿Quién es Mohammed bin Salman, el nuevo dueño del Newcastle?

El príncipe heredero de Arabia Saudí es el dueño del equipo de fútbol más rico del planeta. Le persigue el escalofriante asesinato de un periodista.

A.S.E

El Newcastle tiene nuevo dueño. Y no es uno cualquiera. Se trata del dueño más rico del mundo. Hablamos de Mohammed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí, de 36 años, y su familia cuentan con una fortuna de 320.000 millones de euros, once veces superior a la de Sheikh Mansour. El dueño del City podía presumir, hasta ahora, de ser el propietario más rico del fútbol mundial.

Tras más de un año de negociaciones, la Premier League acepta la venta del club a Public Investment Fund (PIF) por 350 millones de euros. Se pone fin así al reinado de las Urracas del anterior propietario, Mike Ashley, tras 14 años de una gestión lamentable. La operación se cerró en unos 350 millones de libras. Sus aficionados lo celebraron por todo lo alto.

El Newcastle, que ahora mismo es penúltimo de la Premier luchará en breve con los gigantes de Inglaterra y de toda Europa. El nuevo rico del fútbol mundial amenaza con hacer saltar por los aires las jerarquías establecidas.

La compra se ha permitido al demostrar que el fondo que se hace con las riendas del Newcastle, Public Investment Fund, es independiente de la corona de Arabia Saudí. Detrás de este fondo está la figura de Bin Salman. Apodado ‘MBS’ tiene el dinero por castigo. En 2015 compró y convirtió el Chateau Louis XIV, a las afueras de París, en la vivienda más cara de la historia -230 millones de libras se gastó el amigo Bin-. Ojo a lo que tiene dentro de su castillo: 30 habitaciones, tres piscinas, spa, cine, discoteca, dos viñedos y el exclusivo y único acuario subterráneo privado de Europa.

chatous.jpg
Château Louis XIV, la residencia más cara de la historia

Para navegar, Salman cuenta con el cuarto yate más caro del mundo. 'Serene', como le rebautizó, está valorado en 485 millones de euros y cuenta con 133 metros de eslora. El yate tiene piscina, teatro, rocódromo, helipuerto y hasta un garaje para guardar su submarino.

Para decorar su espectacular yate, Bin no se anda con chiquitas. El príncipe heredero de Arabia Saudí es propietario del cuadro más caro de la historia. En 2017 adquirió el 'Salvator Mundi', de Leonardo da Vinci, por 389 millones de euros.

El fiestón de Bin

Ocurrió en las Maldivas allá por 2015. Salman pensó en montar una fiesta privada por todo lo alto: la ‘fiesta sin límite’. Dicho y hecho. 'MBS' trasladó a 150 mujeres procedentes de Rusia y Brasil -todas fueron sometidas antes a análisis médicos para descartar cualquier tipo de enfermedad sexual- y contrató a artistas como el rapero Pitbull, el DJ Afrojacko o al famoso Psy (Gangnam Style). Intentó que su fiesta no saliera a la luz, pagó 5.000 dólares extras a los 300 empleados del 'Velaa Private Island' para sellar su silencio, pero fracasó.

Carrera política

Mohammed bin Salman ha dado mucho que hablar por sus decisiones desde que comenzó, en 2015, su carrera política como Ministro de Defensa. Decidió comenzar un aperturismo en su querida Arabia. Aprobó que las mujeres puedan conducir, que puedan acceder a un estadio de fútbol por vez primera y puso en marcha una lucha contra la corrupción que incluye una gran redada con la que consiguió recaudar 86.000 millones de euros.

La sospecha de un brutal asesinato que le persigue

Su mayor sombra es el ser principal sospechoso de un brutal asesinato a un periodista. "Un informe de inteligencia de Estados Unidos implica al príncipe heredero de Arabia Saudita en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018. El reporte desclasificado, que fue divulgado por el gobierno del presidente Joe Biden, señala que el príncipe aprobó un plan para capturar o matar a Khashoggi", relata la 'BBC'.

Khashoggi, de 59 años, acudió al consulado de Arabia Saudí en busca de unos documentos para formalizar su matrimonio. Nadie le volvió a ver. Se dijo que había muerto de sobredosis, pero la investigación apunta a que fue descuartizado vivo en el consulado.

A continuación