Las palabras de Robert Moreno indignan a la afición del Granada

Moreno exige que se anime a los jugadores cuando la afición nazarí pide su dimisión.

A.S.E

Robert Moreno atraviesa su momento más delicado desde que este verano aceptó el reto de entrenar al Granada. Su equipo no conoce la victoria en las seis jornadas disputadas —este jueves perdió 2-3 ante la Real Sociedad—, y su actitud, desafiante, en la rueda de prensa posterior al choque ante el conjunto Txuri Urdin, ha abierto una gran brecha con su propia afición.

Moreno se vino arriba cuando le preguntaron si pensaba dimitir, algo que exige la afición nazarí: "Diego (en referencia a Martínez, el que fue entrenador del Granada la temporada pasada) ya no está, ahora está Robert Moreno y hay que tratar de confiar. Me gustaría que gastasen la energía en animar a los jugadores. No puedo controlar lo que piensa la gente, me tengo que centrar en el trabajo".

Y también lanzó un mensaje claro: "De esto se sale todos juntos, Diego Martínez ya no está, se fue voluntariamente, pero a falta de conseguir un resultado positivo el grupo cada vez hace mejor las cosas y ahora vamos a pensar en el Celta".

Final ante el Celta

El Granada visita el próximo lunes Balaídos para medirse al Celta. Moreno no considera el partido como una final. Queda claro que su dimisión es una quimera, pase lo que pase: "No pienso que el partido contra el Celta pueda ser determinante, quedan muchos partidos y muchos rivales contra los que jugar, los resultados van a llegar y tengo la confianza del club".

Moreno se siente con fuerza para seguir liderando al equipo: "Las transiciones nunca son fáciles. Venir tras la etapa más exitosa del club y pensar que esa va a ser la costumbre cuesta, ese es nuestro objetivo, pero la realidad es la que es. Fui valiente, lo acepté como un reto muy complicado y así lo voy afrontar hasta el final, voy a seguir luchando. Estoy acostumbrado a estas situaciones y lo voy a superar, no tengo miedo".

Las declaraciones en tono desafiante contra su propia afición han sentado como un tiro en Granada. Moreno se tambalea en el alambre.

A continuación