El Barcelona se querellará contra el exvicepresidente Emili Rousaud

El club habla de "graves e infundadas acusaciones" de Rousaud, quien después de dimitir dijo que alguien había "metido la mano en la caja".

Libertad Digital

El FC Barcelona emprenderá acciones legales contra Emili Rousaud, exvicepresidente institucional del club que presentó su dimisión la semana pasada, por las "graves e infundadas acusaciones" contra la entidad azulgrana, al asegurar que alguien había "metido la mano en la caja".

"Ante las graves e infundadas acusaciones formuladas por el señor Emili Rousaud, exvicepresidente institucional del club, en varias entrevistas a medios de comunicación, la Junta Directiva niega categóricamente cualquier acción susceptible de ser calificada de corrupción y, en consecuencia, ha acordado interponer la correspondiente acción penal", señala el comunicado de la entidad catalana.

El pasado viernes, Rousaud, uno de los seis directivos que presentó su dimisión en la Junta del FC Barcelona, aseguró en declaraciones a Rac 1 que "alguien" había "metido la mano en la caja" del club azulgrana, aunque afirmó que no tiene pruebas y que no puede asegurar quién ha sido, añadiendo que "no se trata de quién es el malo, sino de valores".

"El FC Barcelona no puede tolerar acusaciones que perjudican gravemente la imagen de la institución. La acción penal que se interpondrá es en defensa de la honorabilidad del club y de sus trabajadores. Por otra parte, estas manifestaciones se realizaron sabiendo de la existencia de una auditoría en curso que ha de poner el punto final a esta cuestión", explica el FC Barcelona.

La auditoría de PwC sobre el 'Barçagate'

En este sentido, el club explicó que la labor de PriceWaterhouseCoopers (PwC), la empresa encargada de elaborar la auditoría sobre los servicios de monitorización de las redes sociales contratados por el club —en un caso conocido como Barçagate—, "todavía está en curso" y que por tanto no hay "conclusiones provisionales ni definitivas".

De hecho, aseguró que PwC le ha trasladado que no ha podido completar la auditoría porque la situación de estado de alarma ha tenido "un cierto impacto en el desarrollo de determinados procedimientos de análisis". "Son procedimientos que se deben llevar a cabo de forma presencial", apunta, recordando que las diferentes líneas de investigación "se han podido realizar con pleno acceso a toda la documentación y todas las fuentes de información solicitadas al club".

"La Junta considera que la gran virtud de la auditoría encargada a una empresa de gran prestigio como PwC es que habrá hecho un estudio total de todas las cuestiones relativas a estos servicios, que determinará la corrección, o no, de los servicios contratados y, sobre todo, que determinará la existencia, o no, de conductas individualmente determinables que hayan podido perjudicar al club", subraya, asegurando que una vez completada la auditoría se analizará el contenido y adoptará "las medidas que correspondan".

El pasado 17 de febrero, el FC Barcelona negaba tener ningún tipo de relación con la contratación de servicios encarados a desprestigiar a rivales, jugadores o entidades en las redes sociales, si bien reconocía que tenía un acuerdo con la empresa I3 Ventures para "proteger la reputación" de la entidad.

El Barçagate se saldaba con la dimisión la semana pasada de hasta seis directivos, entre ellos Rousaud. "Alguien ha metido la mano en la caja. Si los auditores nos dicen que el coste de un trabajo es de 100.000 euros y hemos pagado un millón, es que alguien ha puesto la mano en la caja. No tengo pruebas y no puedo decir quién. Este contrato se había dividido en trozos de 200.000 euros para no tener que pasar por la comisión de control", manifestó Rousaud en declaraciones a Rac 1 el pasado viernes.

A continuación