Casemiro, en riesgo de perderse el Clásico por las tarjetas amarillas

El brasileño, que lo ha jugado casi todo esta temporada (1.650 minutos de 1.710 posibles), lleva cuatro cartulinas en Liga.

G.D.

Contra el Espanyol en casa (sábado 7, 13:00 horas) y ante el Valencia en Mestalla (domingo 15, 21:00). Son los partidos que tiene por delante el Real Madrid antes de afrontar el Clásico del próximo 18 de diciembre contra el FC Barcelona. Un encuentro donde, salvo sorpresa, Zinedine Zidane apostará por el mismo once que viene utilizando en los últimos partidos.

Y en los esquemas habituales del técnico francés figura, cómo no, Carlos Henrique Casemiro. Un futbolista que lo ha jugado prácticamente todo esta temporada, habiendo disputado 1.650 minutos de los 1.710 posibles entre los 14 partidos de LaLiga Santander —los blancos tienen un partido menos en la competición doméstica debido, precisamente, al aplazamiento del Clásico— y los cinco de Champions. En concreto, Casemiro ha sido titular en todos los partidos, habiendo jugado los 90 minutos en 17 de esos 19 encuentros, y sólo siendo sustituido en dos, ambos en el Santiago Bernabéu: frente al Levante en el minuto 63 (en su lugar entró Eden Hazard, que entonces debutaba con la camiseta blanca) y contra el Galatasaray en el 59', dejando su puesto a Luka Modric.

A tenor de esos datos, no pocas voces claman ya por un merecido descanso para el brasileño, un jugador titularísimo en el centro del campo junto a otros dos futbolistas que atraviesan un excelente momento de forma: Toni Kroos y Fede Valverde.

Pero, teniendo en cuenta la polivalencia que viene demostrando el joven centrocampista uruguayo, sorprende que Zidane siga quemando en cada partido a Casemiro, un jugador que se encuentra en riesgo de perderse el Clásico del 18-D. Y es que el mediocentro de Sao José dos Campos, de 27 años, ya ha visto cuatro cartulinas amarillas esta temporada, por lo que si viera la quinta frente al Valencia, sería baja por sanción contra el Barça.

Es decir: si Casemiro no juega ante el Espanyol, se garantiza poder estar en Mestalla; en cambio, si viera la amarilla frente a los chés, no estaría en el Camp Nou. Un dilema para Zidane porque, si es importante el choque frente al Barça, en el que los blancos podrían estar jugándose el liderato, no menos lo es otra salida complicadísima como la de Valencia.

Quizá sea el momento de que Zidane piense en reestructurar el equipo, siempre con vistas a que Casemiro pueda jugar en la Ciudad Condal. Apostar por un 4-3-3 o mantener el 4-4-2, como ante el París Saint-Germain y en Mendizorroza, con un centro del campo formado por Isco Alarcón, Modric, Kroos y un Fede Valverde que, en ese caso, podría desempeñar las funciones del 14 blanco.

A continuación