Preocupación en el Barcelona por la actitud de Dembélé

El francés no entrena por segundo día consecutivo. En la directiva y en el vestuario preocupa la actitud del Mosquito, que sigue sin adaptarse.

Libertad Digital

Ousmane Dembélé no acaba de integrarse en el FC Barcelona. El extremo francés no ha entrenado por segundo día consecutivo y este viernes se ha quedado trabajando en el gimnasio. Lo cierto es que en el club ya empiezan a mirar con recelo a un jugador que tampoco entrenó el jueves alegando una gastroenteritis.

Pero lo peor son sus retrasos continuados y su falta de adaptación, algo que empieza a preocupar bastante en la directiva del club y en el vestuario.

La situación de Dembélé contrasta con la de Malcom. El brasileño se ha ganado a sus compañeros y le prefirieren por delante del francés. Las actitudes de ambos son muy distintas: la implicación, la forma de ser de Malcom y las sensaciones que transmite nada tienen que ver con el exjugador del Borussia Dortmund.

Y es que, además de todo ello, Ousmane ha dejado feos detalles con la camiseta azulgrana que no hablan nada bien de él, como cuando se demoró en exceso en entrar al campo en el partido ante el Sevilla tras la lesión de Leo Messi.

Según informa el diario Marca, el jugador tampoco ha seguido la dieta alimenticia que requiere un futbolista profesional, ha realizado viajes inadecuados y no se ha integrado plenamente en el grupo. Hasta la fecha el club ha ido tapando como podía estas faltas de disciplina del jugador, pero ahora empieza a hartarse ante la reiteración de los hechos.

Además, tampoco se le ve fresco en el terreno de juego: tiene una gran velocidad, regate y gol, pero tácticamente sigue cometiendo muchos errores y no acaba de elegir bien a la hora de finalizar las jugadas.

A buen seguro que al técnico Ernesto Valverde le preguntarán este sábado en rueda de prensa por el caso Dembélé, en la previa del partido que los azulgranas jugarán un día después frente al Betis en el Camp Nou.

A continuación