Julian Nagelsmann, el técnico revelación de la Bundesliga, reconoce que dio calabazas al Madrid

El Madrid le ofreció ser el sustituto de Zidane pero el jovencísimo técnico del Hoffenheim dijo "no". Ahora explica el por qué. 

Alfredo Somoza

Tras la salida de Zinedine Zidane, el Madrid, liderado por su dirección deportiva, tenía claro el perfil del sustituto. Un técnico que apostara por los jóvenes. Y que mejor candidato que el técnico más joven de toda Europa. A sus 31 años, Julian Nagelsmann hizo milagros con el Hoffenheim.Sus métodos, su fútbol y sus resultados encandilan en Alemania y en toda Europa. Arsenal, Bayern, Borussia Dortmund y Real Madrid han tocado a su puerta. Nagelsmann dio calabazas a todos ellos.

El propio técnico teutón explica ahora la noticia que en su día adelantó Libertad Digital y el por qué dijo "no" al Madrid: "No es que no pensara en la oferta. ¿Quién colgaría el teléfono si le llama el Real Madrid? El Universo Club de Fútbol no existe y no hay nada más grande que el Real Madrid. Perotodavía soy joven y debo ir paso a paso. Si mi carrera como entrenador continúa hasta cierto punto, puede que más adelante tenga otra oportunidad de hacerme cargo de un equipo de esa categoría. Familiarmente tampoco venía bien mudarse al extranjero ahora".

Tras el "no" de Nagelsmann y la imposibilidad de sacar a Pochettino de los Spurs –el argentino era la primera opción tanto para la dirección deportiva merengue como para Florentino Pérez–, el Madrid apostó por otro entrenador excelso en lo táctico y al que le gusta trabajar y apostar por jóvenes talentos: Julen Lopetegui.

Su metodología de trabajo y estilo de juego

Su estilo lo explica él mismo: "Atacar cerca de la portería rival porque el camino al gol es más corto si recuperas la pelota arriba". La presión como bandera. "Hago mucho énfasis en nuestro comportamiento cuando no tenemos la pelota, pero no voy a provocar perderla para recuperarla más arriba. Debes tener soluciones con y sin la pelota", aclara.

Consecuente con su idea, su equipo forma con un revolucionario 3-1-4-2 poco habitual en el fútbol moderno. Si bien Nagelsmann no le da mucha importancia a la táctica, "el dibujo puede ir cambiando según pase el partido. Lo importante es mantener la idea y saber adaptarte según las circunstancias del partido". Con ese 3-1-4-2 le permite tener seis jugadores, más de la mitad del equipo, en zona ofensiva. Mucha gente para presionar alto y para pisar el área rival en poco tiempo.

hqdefault.jpg

Pero para Nagelsmann no solo el aspecto táctico es importante: "Como técnico soy casi un psicólogo. Un 30% es táctica pero el 70% son aptitudes sociales. Cada jugador se motiva con cosas diferentes y hay que hablarles de esa manera", afirma. Tener casi la misma edad que sus futbolistas facilita el trabajo.

"Entrenar es más divertido que jugar", aseguró. Además de lo táctico y lo emocional, la idea de planificar los partidos y también cada entrenamiento, para que sea diferente del anterior, es otra de las señas de identidad de Julian. "Trabajo como un panadero. Mezclo cosas, las pongo en el horno y veo que sale", explica.

Nagelsmann recibió ofertas de varios gigantes europeos, como el Real Madrid, pero todas ellas las rechazó. Y es que Julian tiene otra virtud. El compromiso con la causa. El teutón le dio su palabra al presidente del Hoffenheim de que se quedaría, al menos , hasta la próxima temporada. Será entonces cuando dé el siguiente paso –tiene un acuerdo verbal con el Leipzig por cuatro temporadas–.

A continuación