El sevillismo indignado: N’Zonzi se fue de fiesta tras el ridículo copero

El galo fue cazado en una discoteca de Madrid.

A.S.E

El Sevilla fue humillado por el Barcelona en la gran final de la Copa del Rey. Los de Montella perdieron 0-5, un resultado que destrozó a sus aficionados, pero parece que a algunos de sus jugadores no les dolió demasiado. O al menos no les afectó lo suficiente como para privarse de salir a tomar algo tras la debacle.

Es el caso de N’Zonzi, que, ni corto ni perezoso, tras ser vapuleado por el Barça, se fue raudo y veloz a los vestuarios, se cambió y se fue de fiesta por la capital. El galo fue cazado de farra en una famosa discoteca madrileña. Su imagen ha causado una tremenda indignación en el Sevilla y su entorno.

¿Qué había que festejar? ¿Cómo un jugador que pierde una final por 0-5 tiene cuerpo suficiente como para ir a una discoteca? Increíble.

N’Zonzi da la cara

Ante el revuelo generado por la inexplicable juerga de N’Zonzi, al futbolista galo no le ha quedado más remedio que salir a dar la cara. Su explicación –donde habla de la soledad y de la salud–, surrealista a más no poder, digno de un buen guión de un monologuista, no convence a casi nadie:

"Quiero pedir disculpas a la afición del Sevilla. He cometido un error porque he salido después del partido. Es difícil para todo el mundo, para nosotros también, no estamos contentos con lo que hicimos ayer. Hay que entender que para un jugador también es muy difícil mentalmente, jugamos cada tres días. Yo por ejemplo vivo solo, siempre estoy solo en casa, voy al entrenamiento, vuelvo, descansar, la siesta, siempre en casa... Ayer estaba mi familia y mis amigos conmigo y he salido porque creo que lo más importante en la vida es la salud. Si estamos con buena salud, la vida no va mal".

A continuación