Piqué enciende a Cornellá: mandó callar a la afición perica

El central marcó el 1-1 y dejó un recado a la afición del Espanyol. 

A.S.E

En el derbi catalán más caliente de los últimos años, Gerard Piqué fue el gran protagonista. El central, que caldeó el ambiente en la previa del partido afirmando que a su máximo rival habría que llamarle Espanyol de Cornellá, en vez de Espanyol de Barcelona, al jugar sus partidos como local en esa localidad.

Con 1-0 en el marcador, Piqué aprovechó un centro de Messi para, de cabeza, poner el empate. La celebración del central español no dejó indiferente a nadie. Piqué mandó callar a la grada llevándose el dedo a la boca después de recibir una fortísima pitada por parte de la hinchada del Espanyol.

La acción de Piqué encendió los ánimos de la afición y los jugadores españolistas. Hubo tangana tras una entrada de Gerard Moreno a Piqué. Afortunadamente, el partido terminó sin más incidentes.

A continuación