Bale acabó con los tobillos y los pies destrozados

El galés salió de San Mamés con hielo en sus pies tras la intensidad del partido ante el Athletic. 

Libertad Digital

Nunca se puede dudar de la intensidad de los partidos que juegan Athletic Club y Real Madrid. Más aún si se juega en San Mamés. El partido entre ambos equipos, que acabó con 1-2 para el conjunto de Zinedine Zidane,estuvo plagado de batallas constantes entre los jugadores locales y visitantes.

Uno de los futbolistas que más recados recibió de los rivales fue Gareth Bale. El jugador del Real Madrid suele ser siempre un jugador que recibe varias entradas duras por partido debido a su importancia en el equipo y a su calidad a la hora de desequilibrar los encuentros.

En las imágenes posteriores al encuentro se pudo ver una foto de grupo en la que los jugadores del Madrid celebraban la victoria en el vestuario visitante. En el caso de Bale se aprecian varios vendajes con hielo en cada uno de sus pies protegiendo, sobre todo, la zona de los tobillos.

Bale se encuentra en perfectas condiciones y sólo recibió tratamiento con frío para reducir el dolor provocado por las entradas recibidas. No tendrá, en principio, mayores problemas para jugar el próximo partido del conjunto blanco.

A continuación