El Atlético, ni pincha ni recorta (0-0)

Mal partido de los rojiblancos que fueron incapaces de superar el orden del Espanyol. Real Madrid y Barcelona, a la misma distancia.

David Vinuesa

No está bien el Atlético de Madrid. Las victorias ante PSV, Osasuna y Guijuelo parecían haber taponado la profunda herida que Anoeta y el derbi habían dejado en el equipo de Simeone, pero los ‘puntos’ siguen demasiado frescos con un margen de error cada vez más pequeño en la lucha por el título.

En una jornada propicia parta recortar puntos a Real Madrid, Barcelona y Sevilla, el cuadro de Simeone sólo le quitó un punto de desventaja a los andaluces y tampoco logró meter dos puntos más de renta sobre su próximo rival en Liga, el Villarreal.

Al Atlético le falta algo y en el Calderón esperan que no sea fe en lo que les pide Simeone.

Lo que mal empieza…

El fondo sur del Calderón coreó durante varios minutos el nombre de Quique Sánchez Flores, que tardó algo más de la cuenta en salir a saludar. Quizá el ex del Atlético, héroe en la conquista de dos títulos europeos en 2010, fue más tímido de lo habitual porque sabía la trampa que tenía preparada para el que fue su equipo. El técnico del Espanyol convirtió la primera parte en un choque soporífero o lo que es lo mismo, un duelo perfectamente controlado por los visitantes.

El Atlético de Madrid empezó con fuerza, pero se fue diluyendo con el transcurrir de los segundos. El equipo de Simeone ha recobrado la seguridad defensiva, casi en su totalidad, aunque para ello haya tenido que dejar de lado su versión más ofensiva. No se puede tener todo, pero se debería tener algo.

Sin esa chispa arriba, los hombres del Cholo fueron quemando naves sin encontrar premio a sus esfuerzos. El esquema de Simeone fue variando buscando la tecla que rompiese la igualdad y su falso 4-4-2 fue dando la cara con un dibujo casi en un 2-5-2-1 con los laterales como extremos y con Gameiro en la referencia del ‘9’. Ni siquiera con ese carácter batallador por los flancos llegó el gol. Tiago empezó lúcido el primer acto, pero fue perdiendo eficacia cuando sus pases se quedaron a medio camino. Koke estuvo impreciso, Griezmann y Carrasco no desbordaron y los envíos laterales apenas inquietaron a Diego López.

En el otro bando, el Espanyol se dedicó a fortalecer su 4-4-2 y con una gran defensa en conjunto salió con velocidad a la contra para crear más problemas de los esperados en el Manzanares. Sólo un inspirado Giménez emergió para animar al público y la mayoría de sus acciones, lógicamente, fueron en defensa. Oblak también se vio obligado a salvar el día con una gran parada ante Gerard Moreno en la mejor oportunidad de los primeros 45 minutos. Cuando lo mejor de tu equipo es la defensa…

Sin los tres puntos y casi sin ninguno

El paso por vestuarios, antaño solución ideal para los pesares locales, apenas se notó en la segunda parte. Igual que en el primer acto, el Atlético siempre estuvo un segundo por detrás de cada jugada decisiva. Jugar al borde del área con centros sin mordiente no te hace crear peligro por mucha acumulación que crees en esa zona y el Espanyol estuvo cómodo atrincherado en su área.

Gaitán, Correa y Saúl fueron los movimientos de Simeone en la banqueta, pero a los pocos minutos de estar sobre el césped, los tres refuerzos se empaparon de la marcha menos que su equipo tenía en el ‘motor’. Correa, raro en él, apenas fue vertical y si el plan B apenas cambia la cara del plan A poco se puede esperar mirando el marcador.

Entre la desesperación patente en el Calderón asomaron oportunidades para ambos bandos que pudieron cambiar el sino del encuentro. Menos mal que Oblak tuvo su día bajo palos para evitar un mano a mano con Baptistao, pensarán los colchoneros, porque una derrota habría terminado de descoser la herida que al Atlético, aunque lo niegue, le sigue molestando.

Para mayor desgracia, sin Griezmann, no hay gol en el Calderón. El francés tuvo la mejor con un balón franco que, completamente sólo, entregó manso a las manos de Diego López. Si falla tu goleador en momentos y lugares donde nunca lo hace debes encomendarte a los altares para sacar petróleo del desierto y ese rezo rojiblanco nunca llegó a concretarse ante el conjunto perico.

0-0 en el Calderón, miedos y malas sensaciones nuevamente en escena y mucho que mejorar, sobre todo en Liga. En Múnich, no hay nada en juego, sólo el orgullo, que no es poco, pero en El Madrigal, el Atlético deberá golpear la mesa con el puño, no con la espalda.

Ficha técnica:

Atlético de Madrid, 0: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe; Gabi, Tiago (Gaitán, m. 67), Koke; Griezmann, Gameiro (Saúl, m. 82) y Carrasco (Correa, m. 70).

Espanyol, 0: Diego López; Víctor Sánchez, David López, Diego Reyes y Aarón; Baptistao (Salva Sevilla, m. 75), Javi Fuego, Diop, Piatti (Hernán Pérez, m. 54); Jurado; y Gerard (Caicedo, m. 76).

Árbitro: Jaime Latre (C. Aragonés). Amonestó a los locales Koke (m. 29) y Godín (m. 87) y a los visitantes Diop (m. 22) y Gerard (m. 74).

Incidencias: partido correspondiente a la decimocuarta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 50.000 espectadores. Antes del inicio del partido se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del accidente aéreo del pasado martes en Colombia, en el que viajaba el equipo de fútbol brasileño Chapecoense y el exjugador del Atlético de Madrid Cléber Santana.

A continuación